Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Asesina a su madre y culpa al perro

DISTRITO FEDERAL

México, D.F. (El Universal).- Media botella de aguardiente Tonayán que bebió y los regaños de su madre, desataron la ira de Guillermo quien asesinó a la mujer a puñaladas.

Después, cuando su crimen fue descubierto, aseguró que el perro de la familia, un chihuahueño, había atacado a su mamá y él iba a matar a la mascota.

Alrededor de las 3:00 de la tarde del lunes, Guillermo, de 17 años, llegó a su casa en la colonia Roma Sur, luego de asistir a clases. El estudiante había sostenido una discusión con su novia y como estaba enojado se encerró en su cuarto a jugar con el PlayStation y bebió media botella de Tonayán.

Alrededor de las 21:30 horas su madre, una abogada de nombre Guillermina, de 63 años, entró a la recámara y al verlo borracho lo regañó y comenzaron a discutir.

Yolanda, una de sus vecinas, escuchó los gritos que salían del departamento. Al escuchar que Guillermina pedía ayuda la mujer llamó a la puerta. Guillermo abrió. En la mano izquierda tenía un cuchillo y se le apreciaban manchas de sangre en la ropa.

La vecina preguntó si pasaba algo y él le dijo que su mascota, el perro chihuahueño, había atacado a su mamá y por esto iba a matarlo.

La mujer, al ver que el joven estaba alcoholizado, le dijo que estaba bien y regresó de inmediato a su departamento para pedir la ayuda de la policía. Fue entonces cuando los tripulantes de la patrulla P24-29 llegaron hasta el lugar donde solicitaron el auxilio y tocaron a la puerta.

Guillermo volvió a abrir y al hacerlo los uniformados vieron el cuerpo de la abogada tirado y ensangrentado. En ese momento lo detuvieron. Mientras realizaban las primeras diligencias llegó el padre del menor hasta el domicilio, un psicólogo de nombre Guillermo.

Los dos fueron presentados ante el MP, donde se dio inicio a la averiguación previa FCH/CUH-7/T1/01780/14-06 por homicidio. Debido al estado de ebriedad en que estaba, el médico legista le dio al menor siete horas de recuperación antes de ser entrevistado.

Por la tarde fue presentado ante la Agencia Especializada en Asuntos del Menor, donde dijo que no recordaba lo que había pasado; aceptó que estuvo bebiendo hasta perder la conciencia y cuando despertó, aseguró, tenía las manos manchadas de sangre.

Según dijeron fuentes de la PGJDF, hasta anoche creía que su madre estaba viva.