Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"Chapo", un manipulador y patrón de pueblo: investigador

NARCOTRÁFICO

MÉXICO, D.F., abril 3 (EL UNIVERSAL).Un manipulador, un patrón de pueblo, cuyo atractivo con las mujeres, más que el dinero era el poder, así describe Malcolm Beith a Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera.

"El poder de la gente como 'El Chapo' proviene de que puede manipular el sentimiento público y aprovecharse de él, y lo hemos visto en la historia del narcotráfico, una explotación de gente sin opciones. Agentes como la DEA han dicho que 'El Chapo' toma una posición de Robin Hood, pero no, es en realidad la de explotar a las personas", afirma el escritor en entrevista.

En gira de promoción de su libro "El último narco: cazando a 'El Chapo'", el capo más buscado del mundo, cuestiona el papel del sinaloense y de otros narcotraficantes de la vieja guardia, que se presentan como "patrones" de los mexicanos, dándoles la impresión de que les ayudan a superar su difícil situación económica, cuando lo que realmente les dan es explotación y muerte.

"La gente quiere trabajar, vivir segura, pero el mundo del narcotráfico no ofrece esto, vas a morir en cinco o 10 años, vas a ganar bastante dinero, pero en el largo plazo no te ofrece opciones", manifiesta.

Afirma que lo que más le impresiona de "El Chapo" es el poder que tiene, "sin razón", pues es increíble ver cómo era capaz de poner calma, orden, con sólo mandar un mensaje desde las montañas, como Moisés.

"El poder de gente como "El Chapo" proviene de que pueden manipular el sentimiento público y aprovecharse de él, y lo hemos visto en la historia del narcotráfico, una explotación de hombres sin opciones", declara.

En su libro, documenta cómo en el penal de Puente Grande, Jalisco, logró que trabajadoras e internas fueran sus amantes, e incluso las conquistaba con cartas que le dictaba a uno de sus colaboradores, pues él difícilmente podía escribir.

Sin asumirse como sicólogo, dice que el hecho de asociarse con mujeres es una obsesión entre los narcos, sin un "buen sentido de sí mismo, de qué hacer en la vida. No sé si vivir de momento a momento, no planear nada, en su cabeza de grandiosidad".

Y remata: "Entiendo que el mundo narco es bastante homofóbico, es muy macho, un mundo muy macho, y tener 30 novias es un símbolo, y vivimos en 2014, pensé que habíamos pasado esta época, pero parece que no. Obviamente que tiene qué ver el aprendizaje familiar".

En su opinión, "El Chapo" estará limitado desde el penal de máxima seguridad de El Altiplano, en Almoloya, Estado de México.

"No va a tener mucho contacto con el mundo exterior, pero va a tener abogados y hablar con ellos en privado. No creo que vaya a tener influencia en el penal", dice.

Pero plantea que ya se han visto manifestaciones en Sinaloa, por lo que en ese sentido "su mitología todavía tiene resonancia, todavía hay gente en Badiraguato que necesita trabajar para ganar dinero y el trabajo que hay es el narcotráfico, no hay de otra. Entonces el nombre de 'El Chapo' Guzmán va a seguir como leyenda".

El escritor, quien ha sido corresponsal en Irak, Haití, México y Colombia, cree que el gobierno mexicano retendrá aquí a Guzmán Loera, sin extraditarlo a Estados Unidos.

"El Chapo Guzmán tiene que saber muchas cosas que las autoridades pueden utilizar de dos maneras: políticamente, para culpar a la administración de Felipe Calderón. Pueden decir que fue la culpa de Calderón y su gobierno, o pueden usar la información, desclasificarla un poco, de manera que la gente sepa de qué forma operó el cártel de Sinaloa, reportar. Creo que esta última sería la mejor", dice Beith.