Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Chofer de Cabify ¿planeó la muerte de Mara?

Ricardo nunca imaginó que su crimen atroz sería castigado con todo el peso de la ley, ni de que el linchamiento social por el que será perseguido a través de las redes sociales es incansable

Foto: EL UNIVERSAL

Puebla.- Ricardo Alexis “N”, el presunto culpable de feminicidio, se habría estacionado frente a la vivienda de la joven Mara, prendió la luz interior del auto y al ver que Mara se había quedado dormida, arrancó de reversa para llevársela y persuadir las cámaras de videovigilancia de esa zona, posteriormente, mientras circulaba, a su paso se encontró con un Oxxo, al cual entró, empezó a transitar en vueltas hasta adentrarse al Motel del Sur, donde presuntamente abusó de la joven universitaria y la golpeó hasta matarla.

Las cámaras de videovigilancia de la zona demuestran cada paso que dio el presunto criminal con la joven a bordo de la unidad

Ricardo nunca imaginó que su crimen atroz sería castigado con todo el peso de la ley, ni de que el linchamiento social por el que será perseguido a través de las redes sociales es incansable.

 

 

 

 

La familia de Mara hoy sufre

Cuando el conductor de Cabify México llegó a The Bronx, el bar ubicado en Cholula, desde donde fue solicitado por medio del celular de la hermana de la hoy occisa, llegó a las 5:03 horas del viernes 08 de septiembre, para trasladar a Mara hasta su casa, Ricardo Alexis “N” era el conductor designado por la aplicación de la compañía, el cual, llegó conduciendo un Chevrolet Sonic.

Al llegar a la casa de Mara, se percató que la jovencita se habría quedado dormida, ya que al prender las luces internas del automóvil pudo observarla.

Las dudas quedan al aire

¿El chofer intentó despertarla para que la chica descendiera de la unidad?, ¿creyó que nadie se daría cuenta si se la llevaba?, ¿pensó que sólo la podría atacar sexualmente y dejarla ahí?, ¿o la situación se le salió de las manos?, ¿qué fue lo que pasó por su mente retorcida?, solamente él sabe los detalles.

Lo que si es seguro, es que el chofer tuvo tiempo suficiente para programar lo que haría con Mara una vez que puso en marcha el vehículo y dio de reversa evitando las cámaras de vigilancia de la zona donde habitaba la jovencita en compañía de su hermana.

Más adelante, sobre la avenida en la que hacía su trayecto, Ricardo entró a una tienda de conveniencia a realizar una compra, volvió a encender el coche y siguió el camino, más adelante se encontraba el Motel del Sur, donde después de pensarla por varias ocasiones ingresó al lugar con la joven quien quizás aún iba dormida.

 

 

Al arribar al sitio, Ricardo descendió del vehículo para pagar una habitación, la número 25, el muchacho que atendió al presunto feminicida, quiso observar al interior del auto, pero el polarizado de los vidrios le impidió mirar dentro.

Cabe mencionar que el Chevrolet Sonic en el que trabajaba Ricardo, pertenece a su propia madre

El presunto asesino tenía una vida “normal”, un empleo, una vida, una rutina común como cualquier chico de 21 años de edad. Hasta que se le presentó la situación de la que creyó, saldría con las manos limpias.

La investigación que seguía la fiscalía del estado terminó en ese Motel, en donde había, según el reporte de los empleados del lugar, un faltante de una sábana y una toalla, donde además quedaron rastros de sangre de Mara, pues así lo confirmaron los peritos.

Desde entonces, personal de la FGE trazó las áreas por las que pudo seguir el presunto criminal, hasta dar con la ubicación del cuerpo de la joven universitaria.

¿Quién era Mara Fernanda Castilla?

Una jovencita hermosa de 19 años, en plena flor de la juventud, con toda una vida por delante, una chica que poseía una lista de proyectos e ilusiones, con una familia que la adora, una chica estudiosa, con muchas amistades, ella era Mara, la que un ser sin escrúpulos, tal y como lo llamó el gobernador del estado, Tony Gali, decidió terminar con su vida, y no solamente con la de ella, sino con la de su familia.

La estudiante de Ciencias Políticas de la UPAEP, nunca volverá a sonreír a su 'gente', a los que la amaban, nunca volverá a tomar sus libros para estudiar, sus apuntes escolares quedaron inconclusos.

Su familia no volverá a ser la misma sin Mara Fernanda, aquella joven estudiante que le gustaba salir y divertirse con sus amigos. Esa joven de sonrisa sincera, no volverá.

 

 

Te puede interesar: