México

Dejar a los niños discutir es educativo

La habilidad de acalorarse sin molestarse (tener una discusión que no se vuelva personal) es crucial para la vida

Por: El Debate

Foto: Digital Guerrero

Foto: Digital Guerrero

Cuando Wilbur y Orville Wright finalizaron su vuelo en el Kitty Hawk, los estadounidenses celebraron su lazo fraterno. Los hermanos crecieron jugando juntos, aparecieron en los periódicos y construyeron juntos un avión. Incluso decían que “pensaban juntos”.

Así son nuestras imágenes de la creatividad: llenas de armonía. Creemos que la innovación es algo mágico que sucede cuando las personas encuentran la sincronía. Las melodías de Rodgers se mezclan con las letras de Hammerstein. Por eso, una de las normas sagradas de la lluvia de ideas es “guardarse las críticas”. El objetivo es que las personas construyan a partir de las ideas de los demás, no que las desechen. Pero así no ocurre la creatividad.

Cuando los hermanos Wright hablaban de que pensaban juntos, lo que en realidad querían decir era que discutían juntos. Una de sus decisiones fundamentales consistió en el diseño de una hélice para su avión. Riñeron durante semanas, a menudo gritándose durante horas.

Foto: Cortesía

“Luego de largas discusiones a menudo nos descubrimos en la posición ridícula de estar convencidos de lo que el otro pensaba”, reflexionabaOrville, “sin que hubiera un consenso, como cuando habíamos comenzado”. Solo hasta que ya habían diezmado los argumentos del otro se daban cuenta de que ambos estaban equivocados. No necesitaban una hélice sino dos, que pudieran girar en direcciones opuestas para generar una especie de ala rotativa. “No creo que se hayan molestado de verdad”, se maravilló su mecánico, “pero sí que la discusión fue bastante acalorada”.

Según como lo informa The New York Time, la habilidad de acalorarse sin molestarse (tener una discusión que no se vuelva personal) es crucial para la vida. Pero es una habilidad que pocos padres enseñan a sus hijos. Deseamos darles un hogar estable, así que evitamos que los hermanos peleen y los adultos discutimos a puerta cerrada. Pero, si los niños no están expuestos jamás a las discrepancias, terminaremos limitando su creatividad.

Hemos aprendido que el pensamiento grupal es un problema desde hace tiempo: hemos presenciado guerras funestas que se desatan cuando se acallan las voces inconformes. Pero enseñar a los niños a discutir es más importante que nunca. Hoy vivimos en una época en la que en los campus universitarios se silencian voces que podrían ser ofensivas, una época en la que la política se ha vuelto un tema intocable en muchos círculos, aún más incómodo que los temas religiosos o raciales. Debemos ser más inteligentes: nuestro sistema legal se basa en la idea de que las discusiones son necesarias para la impartición de justicia. Para que nuestra sociedad se mantenga libre y abierta, los niños deben aprender el valor de una discrepancia abierta.

Foto: Cortesía

A menudo sucede que los adultos que son muy creativos crecieron en familias donde había mucha tensión. No peleas con puños e insultos, sino con discordancias verdaderas. Cuando se les pidió a adultos de 30 años que escribieran historias imaginarias, las más creativas pertenecían a aquellos cuyos padres habían tenido más conflictos un cuarto de siglo antes. Sus padres tenían visiones opuestas acerca de cómo criar a los hijos. Tenían valores, actitudes e intereses distintos. Y cuando arquitectos y científicos sumamente creativos eran comparados con sus colegas de habilidades técnicas similares, los innovadores eran aquellos en cuyas familias hubo más fricciones. Tal como lo describió el psicólogo Robert Albert: “La persona que será creativa proviene de una familia que es cualquier cosa menos armoniosa, una familia que se ‘tambalea’”.

Wilbur y Orville Wright provenían de una familia tambaleante. Su padre, que era predicador, nunca se topó con una lucha moral que no estuviera dispuesto a tener. Lo vieron chocar contra las autoridades escolares, a quienes no les agradaba mucho la decisión de dejar que sus hijos perdieran medio día de clases de vez en cuando para ser autodidactas. Su padre creía tanto en aceptar las discusiones que, a pesar de ser obispo en la iglesia local, tenía en su biblioteca una gran cantidad de libros escritos por ateos… y animaba a sus hijos a leerlos.

Si en contadas ocasiones presenciamos una disputa, aprendemos a alejarnos de la amenaza de conflicto. Presenciar discusiones y participar en ellas nos vuelve más resistentes. Desarrollamos la voluntad de pelear batallas a contracorriente y nos da la habilidad de ganarlas, así como la resiliencia de perder una batalla hoy sin perder nuestra determinación a futuro. Para los hermanos Wright, las discusiones eran el pan de cada día y una batalla feroz era digna de saborearse. El conflicto era algo que había que aceptar y resolver. “Me gusta pelear con Orv”, decía Wilbur.

Foto: Cortesía

Pero los hermanos Wright no estaban solos. Los Beatles peleaban por los instrumentos, las letras y las melodías. Elizabeth Cady Stanton y Susan B. Anthony discutían acerca de la forma correcta de ganarse el derecho al voto. Steve Jobs y Steve Wozniak discutieron sin cesar mientras diseñaban la primera computadora Apple. Ninguno de estos individuos tuvo éxito a pesar del drama, sino que prosperaron gracias a eso. Los grupos de lluvias de ideas generan un 16 por ciento más de ideas cuando se alienta a sus miembros a criticarse entre sí. Las ideas más creativas en las compañías chinas de tecnología y las mejores decisiones en los hospitales estadounidenses provienen de equipos que ya han pasado por verdaderas discusiones. Los laboratorios innovadores en microbiología no están llenos de colaboradores entusiastas que se animan entre sí, sino de científicos escépticos que desafían las interpretaciones de los demás.

Si nadie discutiera jamás, muy probablemente no renunciaríamos a viejas formas de hacer las cosas, y ni hablar de intentar probar nuevas. Los desacuerdos son el antídoto para el pensamiento grupal. Cuando estamos fuera de sincronía estamos en nuestro punto más imaginativo. No hay mejor momento que la niñez para aprender a repartir palo y a recibirlos.

Mientras crecía, Samuel Johnson veía que sus padres discutían con frecuencia. Él describió a su familia como “un pequeño reino dividido por facciones y expuesto a revoluciones”. Después escribió uno de los más importantes diccionarios de la historia, que tuvo un impacto duradero en la lengua inglesa y que no fue sustituido sino hasta la llegada del Oxford English Dictionary, más de un siglo después. ¿Quién habría estado más motivado y calificado para limpiar un idioma desastroso que alguien cuyo hogar era exactamente igual de desastroso?

Foto: El Universal

Los niños necesitan aprender el valor de los desacuerdos reflexivos. Tristemente, muchos padres les enseñan a sus hijos que si no están de acuerdo con alguien es de buena educación quedarse callado. Tonterías. ¿Y si enseñáramos a los niños que quedarse callado es de mala educación? Es una falta de respeto hacia la capacidad de la otra persona de tener una discusión civilizada, y también hacia el valor de la opinión y la voz propia. Es una muestra de respeto preocuparnos tanto por la opinión de alguien como para estar dispuestos a rebatirla.

También podemos ayudar teniendo discusiones abiertas frente a los niños. Muchos padres ocultan sus conflictos: quieren presentar un frente unido y no quieren que los niños se preocupen. Pero cuando los padres están en desacuerdo, los niños aprenden a pensar solos. Descubren que ninguna autoridad monopoliza la verdad. Se vuelven más tolerantes ante la ambigüedad. En lugar de conformarse con las opiniones de otros, confían en su propio juicio.

Al parecer, la frecuencia con la que los padres discuten no es importante, sino cómo manejan las discusiones cuando se presentan. Según Albert, el psicólogo, la creatividad tiende a florecer en las familias que presentan “tensión y seguridad”. En un estudio recienterealizado en niños de 5 a 7 años, aquellos cuyos padres discutían de forma constructiva se sentían mucho más seguros. Durante los siguientes tres años, aquellos niños mostraron mayor empatía y preocupación hacia los demás. Eran más amistosos y comedidos con sus compañeros de clase.

En lugar de tratar de evitar las peleas, deberíamos poner como ejemplo conflictos amables y enseñar a los niños cómo estar en desacuerdo sanamente. Podemos comenzar con cuatro reglas:

• Hazlo ver como un debate y no como un conflicto.
• Argumenta como si estuvieras en lo correcto, pero escucha como si estuvieras equivocado.
• Interpreta con todo respeto la perspectiva de la otra persona.
• Reconoce los puntos en los que coincides con tus críticos y lo que has aprendido de ellos.

Los buenos argumentos se tambalean: un equipo o familia podría mecerse de un lado a otro pero nunca se caerá. Si los niños no aprenden a tambalearse, jamás aprenderán a caminar: terminarán quedándose quietos.

En esta nota:
  • Niños
  • Discutir
  • Pelear
  • Aprendisaje