Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Deserción de maestros por violencia persiste, advierte la Conafe

MÉXICO

México, D.F. (El Universal) La violencia e inseguridad sigue siendo uno de los factores para que los jóvenes instructores, que hacen las labores de maestros en las zonas más rezagadas del país, deserten y abandonen las escuelas donde dan clases, en particular en los estados de Michoacán, Guerrero, Tamaulipas y Chihuahua, aseguró Alma Carolina Viggiano Austria, directora del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

Rodeada de jóvenes vestidos en su mayoría con camisetas rojas nuevas, entre porras y pancartas para reconocer la labor de la funcionaria, al presentar su primer informe de actividades en la sede de la Secretaría de Educación Pública, la funcionaria dijo que si bien la deserción se redujo en 7% en el último año, hay zonas de Michoacán donde la deserción "sigue alta".

La presencia de las autodefensas en Michoacán hizo que la deserción siga alta. "No hemos podido disminuirla, particularmente en la zona caliente. Los filtros de las comunidades, a nuestros jóvenes no les agrada".

Dio a conocer el caso de un joven de esa entidad quien está en calidad de desaparecido desde el año pasado.

Daniel Ramos Alfaro desapareció el 2 de octubre de 20013 en Betania, Uruapan, en cumplimiento de su labor social, han denunciado familiares en las redes sociales.

"Hemos estado en comunicación con la familia, ha seguido la investigación, desafortunadamente no hemos encontrado ninguna pista que nos deje una línea de investigación. La procuraduría estatal estaba atenta al caso y nosotros hemos platicado de este tema con la subsecretaria de derechos humanos del gobierno federal (Lía Limón), también lo tiene registrado. Es decir es un asunto donde se han cumplido los protocolos necesarios para darle un seguimiento puntual".

Indicó que hasta ahora es el único caso y "nosotros vamos a seguir insistiendo en el esclarecimiento".

Una de las medidas de seguridad que se tienen para evitar esos casos, puntualizó, es la identificación de los 78 mil jóvenes que laboran como instructores comunitarios, a cambio de un salario de mil 800 pesos mensuales, es la portación del uniforme.