El Cártel de Sinaloa hace de los indígenas sus esclavos

LO QUE PASA ALLÁ ARRIBA, MÁS QUE VÍCTIMAS. Los Rarámuris son sofocados por el narcotráfico que invade sus territorios; sólo hay tres opciones para sobrevivir: huir, trabajar o enfrentarlos.

Por  El Debate

El Cártel de Sinaloa hace de los indígenas sus esclavos

El Cártel de Sinaloa hace de los indígenas sus esclavos

Un reportaje publicado por la revista Vice News y escrito por los reporteros Alejandra S. Inzunza y José Luis Pardo denuncian la amenaza a la que están sometidos los pueblos indígenas frente al narco.

En un proyecto de Dromómanos, VICE News y la Maestría en Periodismo sobre Políticas Públicas del CIDE, con el apoyo de la Fundación W.K. Kellogg, se publicó ya la primera de tres historias que describen el universo de está problemática soslayada por las dependencias gubernamentales pero que tanto hiere a una minoría de la población que además de ser vejada por el abandono y la discriminación, ahora enfrenta el peligro de la irrupción de secuestradores y narcos.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

BENJAMÍN SÁNCHEZ, EL ADOLESCENTE EJECUTADO POR EL CÁRTEL DE SINALOA, SU CRIMEN AÚN SIGUE IMPUNE

El artículo inicia narrando los hechos del 26 de febrero de 2015 cuando un grupo de sicarios del Cártel de Sinaloa mató a Benjamín Sánchez.

El adolescente de 18 años, se negó a trabajar para ellos.

De ahí, inicia la descripción de como el señor Cruz Sánchez, padre del muchach, regresaba del Ministerio Público de Ciudad Cuauhtémoc sin respuestas sobre el crimen de su hijo, se relata como es avisado por una llamada salvadora que los asesinos de su hijo lo esperaban en el camino, y como caminó durante ocho horas por las barrancas de la Sierra Tarahumara, en el estado de Chihuahua, tratando de huir.

Logrando esquivarlos esa vez, a los días los sicarios van a buscarlo al pueblo, sus dos hijos caminaban hacia una tienda para comprar víveres cuando escucharon:

"¡Que los acaben!"

El reportaje describe a detalle como fue el tiroteo que se prolongó durante siete horas.

Murió un sicario y uno de sus hijos recibió tres balazos. Al anochecer, llegaron los militares. Toda la familia abandonó la comunidad...

La historia completa salió publicada en el portal Vice News bajo el título: "Así expulsa el crimen organizado a los rarámuris de sus territorios en México".

En el artículo también se hace mención de otros problemas por los que pasan los indígenas.

Foto: codigodelicias

EL ROBO DE TIERRAS PARA LA SIEMBRA

Otro de las historias que se tocan en el reportaje, es la de el pueblo El Manzano, localidad que alguna vez estuvo compuesta por 34 familias, el 90% de la etnia rarámuri, situado en el sur de la sierra de Chihuahua, una de las principales regiones de producción de marihuana y amapola de México.

Vice News relata: "En este estado, fronterizo con Estados Unidos, los cultivos ilícitos se plantan desde hace décadas, pero según cuentan en anonimato dos hombres recientemente desplazados de El Manzano:

El narcotráfico no interferían en la vida de la comunidad". 

En el texto se manifiesta que desde hace dos años esa rutina cambió, las costumbres y tradiciones de las comunas han sido afectadas; algunos líderes indígenas fueron reclutados por el crimen y la vida comunitaria se rompió. Los entrevistados vuelven a denunciar al Cártel del Sinaloa:

"A casi toda la gente la ponen a trabajar en sus propias tierras. Ese bando controla varios municipios. Son gente de debajo de Sinaloa"

 

LA ÚLTIMA FAMILIA DE "EL MANZANO" HUYÓ EN MARZO PASADO

En la primavera de este año, un grupo de sicarios allanó otra vez el pueblo para despojar de sus tierras a los pocos que permanecían allí a pesar del miedo.

La última familia tuvo que esconderse tres días entre los pinos de las barrancas.

La comunidad desapareció. Los criminales robaron todo: ganado, ropa, la comida y quemaron el lugar.

Los sicarios sólo daba tres opciones: cultivar amapola, morir o escapar.

LOS RARAMURIS, PEOR QUE ESCLAVOS PARA EL NARCO: LOS CAPTURAN Y LOS OBLIGAN A TRABAJAR

El foco del texto periodístico es la sierra Tarahumara y sus protagonistas son el 90% de la población indígena de Chihuahua, la gran mayoría rarámuris, que son los que viven en ella.

Toma como punto de partida los acontecimientos que se han venido desenvolviendo desde hace ocho años atrás, después de que el gobierno de Felipe Calderón declaró la guerra contra el narcotráfico, sus indígenas están cada vez más amiedados.

Los retenes del narcotráfico pululan en las zonas pero los habitantes no hablan de violencia, la sufren, pero, en general, no dicen mucho. El miedo los martiriza.

Uno de los testimonios recogidos en la historia de Vice News fue el de un rarámuri prófugo del narco, se había escapado en la noche de un plantío de amapola.

"Ahorita están plantando de las cosas que siembran y por eso necesitan mucha gente. Van por la comunidad, los llevan a la fuerza. Nunca les pagan".

Foto: codigodelicias

LA DISPUTA ENTRE EL CÁRTEL DE JUÁREZ Y EL CÁRTEL  DE SINALOA

En el reportaje los propios indígenas que se encuentran escondidos y huyendo en su propia tierra del crimen organizado explican que  "lo que está sucediendo es que los cárteles se multiplican. Son dos, el de Sinaloa y Juárez, pero se parecen y están en todos lados".

Además expresan su descontento e incredulidad ante el gobierno:

¿Cuál combate al narcotráfico? Todo esto se hace a la luz del día con presencia policiaca y del Ejército'.

LA JUVENTUD RARAMURI Y SU HERENCIA PERDIDA

La narcocultura sin embargo, es forzosamente bien recibida por varios: 

Los entrevistados describen con tristeza como se llevan a los jóvenes, casi niños, y como vuelven ya provistos "con cuernos de chivo más grandes que ellos".

Muchos de los que salen a la ciudad, regresan a su comunidad sin querer hablar su lengua y con un celular en el que escuchan narcocorridos.

Además para avivar la tragedia indígena: el consumo de droga, marihuana, cocaína y crack, los está carcomiendo.

PERIODISMO DE PROTESTA

En el artículo original y completo el equipo de investigación  de Vice News, integrado por Alejandra S. Inzunza y José Luis Pardo quienes escribieron el reportaje, Carlos Bravo Regidor y Homero Campa quienes co-editaron la investigación por parte de Periodismo CIDE y Karla Casillas que editó por parte de VICE News en Español, dejan claramente en evidencia  que con la presencia preponderante del crimen organizado en esta comunidades:

  • El paso está prácticamente bloqueado para las ONGs.
  • Las dificultades que enfrentan los organismos oficiales.
  • El papel no funcional tanto de la policía estatal, federal y el mismo Ejército en este territorio.
  • Y la comunidad indígena Rarámuri, es víctima una vez más, y ahora no del gobierno, sino de la impunidad que en este país parece eterna, exterminados en su propia tierra o desplazados de ella.

Con información de Vice News...

 

 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo