Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"El Ingeniero", último heredero de los Arellano Félix

NARCOTRÁFICO-ARELLANO

MÉXICO, D.F. (El Universal).- A sus 37, o 38, años de edad, Fernando Sánchez Arellano es uno de los hombres más buscados por México y Estados Unidos. "El Ingeniero", como también se le conoce, heredó la organización delictiva de los Arellano Félix cuando, en 2008, cayó su tío, Eduardo Arellano Félix.

"El Ingeniero", detenido este lunes por elementos de las Fuerzas Amadas, es considerado el último eslabón de la familia de narcotraficantes. Fue catalogado entre los más buscados por la DEA y el Gobierno Federal ofreció una recompensa de 30 millones de pesos por información que llevara a su captura.

Sánchez es hijo de Alicia, una de las hermanas Arellano y acusada de "lavado de dinero". De joven estudió ingeniería en una escuela privada -de ahí se deriva su apodo de "Ingeniero"- y su carácter de natural violento le costó alguna vez confrontamientos con su tío, Benjamín, confinado en el Altiplano.

Se integró a la organización criminal a finales de 2002, y gracias a que manejaba un bajo perfil dentro de la organización le permitió continuar con sus actividades ilegales en la ciudad de Tijuana.

En 2009, varios medios difundieron la supuesta guerra franca entre Sánchez Arellano y Teodoro García Simental, "El Teo" o "El Tres Letras", antiguo pistolero del cártel de los Arellano Félix, con quienes rompió en abril de 2008, desatando una ola de violencia en Tijuana.

Informes de inteligencia de las autoridades estatales, confirmaron que, en aquel entonces, "El Ingeniero" sostenía un combate sin tregua con sus contrincantes, primero con el Cártel de Sinaloa y, después, con los Zetas.

Para 2011, Fernando Sánchez era, junto con Heriberto Lazcano, "El Lazca", el único líder de su generación, jóvenes mayores de 30 años pero menores de 45 que se distinguieron por su uso indiscriminado de la violencia, en mantenerse como miembro clave de una organización criminal por más de 10 años.

Con su captura en Baja California, y posterior traslado a la Ciudad de México, se pone fin a la carrera delictiva del último miembro de los Arellano reconocido por las autoridades.