Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

El deseo de Esmeralda es tener salud y una chamarra para Jesús

En su hogar carecen de todo, pero aseguran que, pese a su pobreza, son una pareja feliz

Por: María Elizalde

Culiacán, Sinaloa.- Los pasos de Esmeralda Ramírez, de 70 años, son lentos. La dolencia de las rodillas se ha convertido en su eterna compañera y amenaza con quedarse hasta el fin de sus días por no tener recursos para ir a recibir tratamiento médico. 

“Se me está saliendo el líquido de los huesos de las rodillas, me duele mucho y me impide trabajar”, explicó, mientras bajaba sus ojos a sus piernas, llenas de várices. 

El dolor aumenta tanto durante esta temporada de frío, que ninguna pomada le hace efecto; además de que sus viejos y desgastados huaraches no le ayudan a que sus piernas se sientan mejor. 

No tiene Seguro Popular debido a que no cuenta con acta de nacimiento ni credencial de elector. Para el gobierno, ella simplemente no existe. Todos sus documentos se le quemaron hace años cuando vivía en Torreón, Coahuila, y no pudo volver a sacarlos, por lo que ahora a su edad necesita apoyo del gobierno. 

Su compañero

Desde hace diez años vive en unión libre con Jesús Ramírez García, quien tiene 60 años de edad, con barba blanca y complexión muy delgada. 

Esmeralda contó que tuvo 16 hijos, pero todos están en la sierra y no la ayudan económicamente. Foto: EL DEBATE

Para esta pareja no habrá festejo de Año Nuevo porque la pasarán en el trabajo de Jesús, quien es velador, y ella va en las noches a ayudarle. Ellos no cuentan con recursos suficientes para comprar una cena y recibir el Año Nuevo como lo harán miles de familias, pero con todas sus carencias dicen ser felices estando juntos. 

Pobreza

Su hogar es un pequeño cuarto de pedazos de madera y techo de láminas de cartón, algunas de ellas muy desgastadas, y se ubica en la invasión 5 de Febrero, donde carecen de cobijas y prácticamente les falta todo. 

Esmeralda contó que tuvo 16 hijos, pero todos están en la sierra y no la ayudan económicamente, aunque vive en pobreza extrema. 

A Jesús le gustaría iniciar el año estrenando una chamarra o un cambio de ropa completo, pues la que tiene está muy vieja. Para ella, el mejor regalo del 2018 sería que el DIF Sinaloa la apoye para sacar su acta de nacimiento y su credencial de elector para con ello acceder al programa 65 y Más.

Esta pareja tiene muy poco, pero les sobra mucho corazón. 
Quienes deseen apoyarlos, pueden acudir a la calle Plan de Ayala 5875 en la ampliación 5 de Febrero. 

En esta nota: