No Usar

El lado oscuro de las estancias infantiles en México

Las estancias infantiles tienen un padrón de casi 330 mil niños, que representan el 4.7 de la población de su edad, es decir, son 6.6 millones de niños

 

Por  David Ortega y Valeria Estrada

El lado oscuro de las estancias infantiles en México

El lado oscuro de las estancias infantiles en México

México.- Siete mil estancias infantiles con foco rojo, solo un 30 por ciento cumple y no tiene situación de riesgo, red de prestanombres, niños y estancias fantasma son algunos de los hallazgos de la nueva administración 

El programa conocido como Estancias Infantiles, ahora será el Programa de Apoyo para el Bienestar de Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras.

A la fecha, tiene un padrón de casi 330 mil niños, que representan el 4.7 de la población de su edad, es decir, son 6.6 millones de niños informó en conferencia de prensa, la subsecretaria del Bienestar, Ariadna Montiel Reyes.

En el tenor de que todas las acciones de la Secretaría de Bienestar, antes Sedesol, deberían estar encaminadas para combatir la pobreza, en cuanto al programa Estancias Infantiles uno de los hallazgos de la nueva administración federal es que el Estado de México es el número uno por número de estancias, de nueve mil 582, mil 184 están ahí, cuando este Estado ocupa el lugar número 22 por rezago social.

Hay 6.6 millones de niños que asisten a las estancias infantiles de Sedesol/Foto: Reforma

En contraste, el estado con mayor rezago social, Oaxaca, cuenta con 231 estancias, es decir, este programa de estancias no tenía en lo absoluto una focalización para combatir el rezago educativo, o la inclusión educativa, de tal manera que no tenía ninguna focalización que llevara de manera sistemática a evaluar que se podría estar apoyando a los estados o a las localidades con mayor pobreza, señaló la subsecretaria.

Este programa también fue pensado para aquellas madres trabajadoras que no tenían Seguridad Social o que estaban en busca de empleo, pero se encontró un gran número de duplicidad en la seguridad social.

Mencionó que más de 27 mil padres, madres, o tutores están afiliados al Issste, por lo que son beneficiarios de estas estancias en este centro de seguridad social. También hay 77 mil que están afiliados al IMSS, de tal manera que uno de cada tres niños, o uno de cada tres madres, padres, sí cuentan con seguridad social, afirmó.

Expuso que hay 311 niños que están anotados en las estancias infantiles del Issste y las estancias infantiles que tuvieron relación con la Sedesol. Además, casi cinco mil madres son beneficiarias del Prospera.

Casi siete mil estancias fueron evaluadas por el DIF con foco rojo, es decir que deberían estar cerradas, y vamos a plantear el detalle de estas verificaciones”, señaló.

Explicó que como no se priorizaron en localidades de mayor rezago social, había lista de niños inexistentes, y el 62.8 para DIF no comprobó cumplir con los requisitos de afiliación.

Otro problema es la cuota y corresponsabilidad, es decir, la cuota que se cobraba de manera adicional a los padres no tenía regulación, el mondo lo definía cada estancia.

“Tenían esto que reportarlo en su reglamento de la estancia; cuando nosotros llegamos al tiempo de la transición tuvimos que armar este informe de la corresponsabilidad, y tenemos que en promedio se cobraba adicionalmente 800 pesos”, dijo.

La cuota que se cobraba de manera adicional a los padres no tenía regulación/Foto: El Debate

Negocio que, de acuerdo con la sub secretaria del bienestar, creo una red de prestanombres, ya que solamente podía haber una persona responsable por cada estancia. Sin embargo, se empezó a hacer esta red de a través de las asistencias educativas, a quienes daban de alta como responsables de estancia y alguien más administraba hasta diez de estas estancias infantiles, expuso.

Mencionó que el apoyo inicial que se otorgaban para abrir una estancia y para que pudieran adaptar las casas habitación era de 70 mil pesos, dinero que no regresaba.

“Tenemos 150 estancias en el año inmediato anterior, que se les entregaba el recurso y no consolidaban la estancia y en la Secretaría de Desarrollo Social se llevaba el litigio para la recuperación de los recursos”, afirmó.

El DIF participaba en este programa, con un protocolo de supervisión, capacitación, y certificación, aplicó más de 42 mil supervisiones que están sustentadas en cédulas, dijo. De estas supervisiones sólo se encontraron a 245 mil niños, por lo que hay 80 mil niños que no se vieron en estas visitas.

Porque llega el personal del DIF, supervisa el tema de atención y cuidados, y cuenta a los niños. Y el DIF no logró registrar a más de 80 mil niños”, aseveró.

Foto: Gobierno Federal

Otros hallazgos del DIF fue descubrir que sólo el 30 por ciento de las estancias cumple y no tiene situación de riesgo, el 26 por ciento presenta situaciones que pueden representar riesgo para las niñas y los niños y requieren ser atendidos a corto plazo. Y el 40 por ciento está en riesgo total para niñas y niños y por lo que debío cerrarse la estancia, señaló.

Cuatro por ciento, en el momento en que el DIF hace la visita encuentra cerrada la estancia; también podemos hablar de estancias fantasmas, no solamente de niños”.

Explicó que para las delegaciones de la Sedesol, todo estaba bien, pero exactamente al revés, porque las delegaciones eran las que definían el pago del subsidio, mientras para DIF no cumplía el 70 por ciento, para las delegaciones de la Sedesol el 82 cumplía.

“Y cuando se hacían revisiones desde el área central, la Dirección General de Política Social, es decir, desde las áreas centrales de la Sedesol se volteaba la cifra y nuevamente 82 por ciento no cumplía y seis por ciento sí cumplía. (…) De tal manera que es sistémico los errores y las consecuencias podrían ser muy graves para las niñas y los niños, y por eso se decidió que vamos a operar bajo otro esquema”, indicó.

Por lo anterior, se reiteró lo que anteriormente ya había anunciado el presidente López Obrador en cuánto al apoyo que recibirán los padres y madres de familia. La entrega será directa y sin intermediarios a través de una tarjeta bancaria. Los niños con discapacidad de un año y hasta seis años seguirán contando con su apoyo bimestral de tres mil 600 pesos y en el caso de los niños sin discapacidad será de mil 600 pesos.

Niños mayores de tres años no deben ser parte del programa de Estancias infantiles​​​/Foto: El Debate

Explicó que todo el tema de estancias infantiles tiene una regulación, la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil. Esta ley determina que debe haber un consejo que preside el DIF. Esta ley la tutela Secretaria de Salud y se integra a  distintas secretarias en ese consejo.

“Genera la política nacional en la materia. Lleva un registro nacional de estancias y también hay registros estatales de estancias. De tal manera que en el caso de la Federación son poco más de 13 mil estancias que seguirán teniendo a verificación por parte de DIF. Eso va a seguir haciéndose para poder tener las estancias con una supervisión adecuada, y se va a colocar el semáforo que concluya DIF en su supervisión afuera de la escuela, de la estancia; para que los padres de familia tomen la decisión de a qué estancia llevar a sus hijos”, informó.

Finalmente se planteó que los niños mayores de tres años no deben ser parte de este programa pues ya están en edad de asistir a educación preescolar, situación que le corresponde atender a la Secretaria de Educación Pública, dijo.

“Nosotros planteamos que debería haber un ajuste presupuestal en medida que la edad de tres a cuatro los niños ya tienen que ir al preescolar y la Ley General de Educación dice que el preescolar se debe de impartir, que es parte de la educación básica, se debe de impartir con maestros titulados o maestras, cosa que en las Estancias Infantiles no sucede, porque se tienen asistentes educativas”.