Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

El sismo se llevó a su compañera, su madre, su todo

Un año después de la tragedia que azotó a la Ciudad de México, los deudos siguen en pie de lucha buscando justicia por la muerte de sus seres queridos

Por: El Debate

El sismo se llevó a su compañera, su madre, su todo. Foto: EL DEBATE.

El sismo se llevó a su compañera, su madre, su todo. Foto: EL DEBATE.

Ciudad de México.- Este 19 de septiembre se cumplió un año del sismo de 7.1 grados que desplomó las vidas de cientos de personas que no sólo se quedaron sin hogar, sino también sin la compañía, el cariño y la presencia de sus seres amados.

Durante la marcha organizada por Damnificados Unidos de la Ciudad de México, que comenzó en avenida del Taller y calzada de Tlalpan, el contingente hizo una escala en el número 168 de la calle Bolívar, esquina con Chimalpopoca, en la colonia Obrera. 

Ahí, Fernando Sánchez Lira recibió una cruz de flores de manos de damnificados del edificio colapsado 1c del multifamiliar Tlalpan, una cruz llena de esperanza, solidaridad y un duelo compartido, pues Fernando perdió a su madre y hermana aquel día del sismo justo en ese lugar.

"A un año pasa de todo, mi mamá era mi compañera, vivía yo solo con ella, imagínate, perdí a mi compañera, ahora estoy solo, pero en lucha, en lucha con toda la pena y con todo el dolor, pero buscando que todo esto llegue a los términos adecuados", compartió Fernando a EL DEBATE.

María Teresa Lira Infante era el nombre de su señora madre, una mujer de la tercera edad, y su hermana, María Elena Sánchez Lira, quienes trabajaban juntas en el tercer piso del edificio de Bolívar.  Era una empresa que se dedicaba a la importación de bisutería para la industria del vestido, contó Fernando. Su hermana tenía labor administrativa y su madre revisaba el control de calidad.

"El edificio se cayó en segundos, mi madre y mi hermana estaban en el tercer piso; mi madre, aunque era una persona vigorosa, no podía bajar corriendo la escalera", mencionó Fernando.

Respecto al rumor de que los empleados no tenían permiso de evacuar el edificio, Fernando lo desmintió.

"Todos podían salir, pero era imposible, un tercer piso, donde la alarma sonó a medio sismo, ¿quién puede con eso? ¿Una señora mayor? Quizá mi hermana pudo haber salido; sin embargo, se quedó con mi mamá, cosa que le voy a agradecer siempre", dijo.

Foto: EL DEBATE.

Ese 19 de septiembre del 2017 es una fecha que marcó su vida, en segundos todo cambió, y el duelo se hizo presente.

"Cuando se sintió eso tan fuerte, tan difícil, lo primero que hice fue buscarlas y al no encontrar respuesta nos pusimos de acuerdo con mi familia para venir. Era un caos para llegar, yo tardé mucho tiempo para llegar aquí, llegué como a las 15:30 horas", recordó. 

Al llegar al lugar de trabajo de su madre y hermana, el escenario fue desolador: todo el edificio yacía en ruinas.

"Estaba esto terrible, aún guardando la esperanza que hubieran podido salir y anduvieran por ahí; sin embargo, pasa la tarde, llega la noche y las esperanzas se van apagando", expresó. 

Luego de ser notificado de la muerte de su madre y hermana, que, de acuerdo con Fernando, fueron los dos primeros cuerpos en rescatar del edificio, el único apoyo que recibió del gobierno en estos 365 días fue sólo el dinero para los gastos funerarios.

"Ayuda para gastos funerarios y quedó pendiente una indemnización, la cual aceptamos, pero hasta ahora no se sabe ni quién van a ofrecer esa ayuda. Primero lo vimos con la oficina de la Procuraduría General de Justicia y una instancia que se llama Adevi que es para víctimas de violencia, pero nunca llegó ese apoyo".

Fernando Sánchez Lira. Foto: EL DEBATE.

Fernando explicó que al parecer las razones que les dieron fue que esos recursos cambiaron de administración y, por ende, el trámite está detenido.

Al no recibir apoyo por parte de ninguna autoridad, Fernando se acercó y buscó ayuda con la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX, también con Mexicanos contra la Corrupción que también están al tanto de este caso y la ONG Juan Francisco de Victoria, que es la que hasta hoy le da el apoyo legal.

¿Las mató la corrupción?

Fernando platicó a EL DEBATE que durante el año que ha pasado y bajo la investigación que se ha realizado, se han encontrado varias irregularidades en torno a la operación del edificio, el cual tenía la advertencia, de acuerdo con Fernando, de que debía ser derrumbado.

"Un rastreo histórico de lo que era este lugar, estaba ya lleno de irregularidades documentadas. Hay dictámenes de Cenapred, varios, que ya dictaminaban que recomendaban incluso la demolición de este edificio porque desde 1985 ya no servía y seguía operando”, afirmó Fernando.

También se enteró de que, al parecer, cuando el predio fue construido tuvo un problema con el uso de suelo, pues la planta baja sólo podía ser para empresas y lo demás como viviendas, pero en la realidad "estaba lleno de empresas", relató.

Además, el edificio contaba con una subestación que tenía un peso de 30 toneladas.

"Ahorita está enfocado el estudio muy en concreto con la antena de radiocomunicación que tenía en la azotea y una subestación eléctrica que consideran tenía un peso aproximado de 30 toneladas”, señaló. 

A un año

Fernando sigue en busca de justicia para su madre y hermana. En lo legal, espera obtener el resarcimiento de los daños, así como que se deslinden las responsabilidades, ya sea en los dueños de la empresa o en las autoridades que permitieron el funcionamiento del inmueble pese a las advertencias.

"Tiene que saber en primera instancia que seguimos viviendo en un país de corrupción, donde se permite que esto siguiera funcionando cuando era evidente que ya no servía. Incluso en algún tiempo estuvo ocupado el edificio con la Procuraduría Agraria y ellos mismos hicieron un dictamen y abandonaron el edificio por la misma causa. Sin embargo siguió operando”, denunció.

Fernando sólo espera que se agilicen los trámites, que con el cambio de gobiernos, tanto estatal como federal, haya resultados en torno al caso.

"Vamos a cambiar de administración, a la señora Sheinbaum, al señor Obrador votamos por él para un cambio", comentó, pese a que aún no ha sostenido ningún acercamiento ni con el presidente electo, López Obrador, ni con la jefa de gobierno electa de la CDMX, Claudia Sheinbaum. 

En la lucha que continúa Fernando se aproxima una audiencia en la Junta Local de Conciliación y arbitraje número 20 a las 12 del día en la sale 3 el 25 de septiembre, en la cual espera que se presente el dueño de la empresa para la que laboraban su madre y hermana, de lo contrario, "se daría por terminado el proceso".

En esta nota:
  • Ciudad de México
  • Sismo
  • 19-s
  • Damnificados Unidos de la Ciudad de México