Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"En la televisión vi a mi hijo muerto, lleno de cemento"

MÉXICO

México, D.F.- Era el 4 de enero por la tarde y el regateó comenzó mientras José, el albañil de 22 años que murió en el derrumbe de la colonia del Valle, aún permanecía en el anfiteatro de la delegación Benito Juárez. Su hermano Fernando acudió a identificar el cuerpo.

"Le damos cinco mil pesos para los gastos funerarios de su hermano", dijo Francisco Pantoja González, licenciado de la compañía Servicios aplicados a la construcción Cobasa, a Fernando.

"Ni que fuera un pollo al que se le entierra en una caja de zapatos", contestó.

"Le damos 10 mil entonces", reviró Pantoja.

Fernando tampoco aceptó. No alcanzaba el dinero; su casa está a cuatro horas del Distrito Federal, en ejido de Calpulapan, Jilotepec, Estado de México.

"¡¿Pues cuánto quiere?!", reviraron molestos los representantes de Cobasa.

"Me dicen que con 20 mil alcanza para llevarlo hasta nuestro pueblo", agregó Fernando Santiago.

La compañía aceptó darle esa cantidad, no sin antes hacerlo firmar un papel de conformidad. Fernando —también trabajador de la construcción— apenas sabe leer, pero firmó.

Recibió 11 mil pesos por concepto de gastos funerarios y nueve mil pesos para velación y entierro.

"Después del regateo... Lo que quería era llevar el cuerpo de mi hermano a la casa de mis padres", dice, sentado en una tabla de madera sostenida con ladrillos, justo afuera de su casa, buscando un poco el sol.

El accidente en el que murió José Trinidad y otras 17 personas resultaron lesionadas ocurrió el pasado 4 de enero, en la construcción de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ubicada en Eje 6 y Pestalozzi, en la colonia del Valle.

Dudas sobre el seguro

"Traemos frío en el cuerpo, y frío en el alma también, no podemos creer que ya no esté el mejor de mis hermanos. El que mantenía a mis padres y al mayor de mis sobrinos", agregó.

Después, y todavía ante los representantes de la empresa constructora, Fernando preguntó si su hermano estaba asegurado por la empresa Cobasa.

"No quisieron explicarme bajo qué condiciones laborales estaba trabajando. No quisieron hablar de pensión por accidente de trabajo. La información fue nula", dice.

Este jueves, Fernando tenía su primer encuentro con un abogado para obtener asesoría sobre el caso.

"Lo que puedo asegurar —porque yo también entré a la obra— es que el andamio que pusieron no era el adecuado para esa cimbra o estructura; además mi hermano estaba trabajando a las cuatro de la mañana, a oscuras, el día en que cayó y murió de asfixia por sumersión. Era una obra de seis niveles, con una altura de 16 metros. A José, en la obra le decían 'El Vandam'", comenta.

La obra, ubicada en Eje 6 Sur y Pestalozzi, es propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El cabo Apolinar los citó a las 4:00 horas para echar la loza de la construcción en un área de 10 por 20 metros.

"Eran alrededor de 60 personas, entre aplanadores, carpinteros, albañiles y pulidores, así como personal de la empresa Cemex, que se encarga de vaciar el cemento de la loza por medio de una grúa. La loza comenzó a hundirse en su parte central junto con el enmallado de varillas, y las personas comenzaron a caerse hacia el vacío", relata.

"Lo tragó el cemento, José Trinidad estaba muy golpeado", agrega Fernando, mientras saca de una bolsa de plástico lo que quedó de aquel trágico día: casco, chaleco, casquillo, martillo, los zapatos y la ropa que tenía puesta su hermano.

"Todo está envuelto en cemento, porque José Trinidad se hundió en la mezcla que comenzaba a endurecerse", recuerda.

La madre vio el cadáver de su hijo en televisión