En vez de huir del fuego se acercó para salvar a un niño

La curiosidad lo hizo acercarse a la toma momentos antes de que explotara; cuando vio el fuego no dudó en arriesgar su vida por salvar la de un niño

Por  Agencia Reforma

Fernando sufrió quemaduras de segundo grado en el 45 por ciento del cuerpo.(Agencia Reforma)

Fernando sufrió quemaduras de segundo grado en el 45 por ciento del cuerpo. | Agencia Reforma

Tlahuelilpan, Hidalgo.- Fue la curiosidad la que lo acercó a una fuente de combustible, pero cuando ésta se convirtió en fuego, en vez de huir, se adentró para salvar la vida de un niño.

Fernando Ángeles Juárez, de 49 años de edad, está internado en el Hospital General de Tula con quemaduras en el 45 por ciento de su cuerpo.

Fue una de las 79 personas que resultaron lesionadas en la explosión registrada ayer viernes en Municipio de Tlahuelilpan, de un ducto de Pemex.

El cuñado de Fernando continúa desaparecido. Foto: Agencia Reforma

El lesionado es taxista, pero ese día decidió no trabajar para ayudarle a su cuñado a transportar un pedido de ataúdes, cuenta su esposa Nicolasa López, quien después de una noche en vela, esta mañana pudo ver a su marido.

"De hecho él, por lo que me dice, iba llegando cuando sucedió la explosión", contó.

"Pero se había ido a dejar las cajas con mi cuñado y por la curiosidad los dos fueron, los dos".

Su estado es delicado pero estable, y a pesar de las molestias, señala la señora, no se arrepiente, pues se dijo conforme con evitar que el niño de menos de 15 años, pereciera quemado en el sitio, con dificultades para huir solo entre la multitud.

"Que se siente bien. Dice él que no se hubiera quemado pero corrió a rescatar a un niño, dice que iban llegando", insistió.

Al momento, dice, fue el único paciente del Hospital General de Tula que no requirió traslado a otro nosocomio.

"Me dice el doctor Ortiz que tiene quemaduras de segundo grado en el 45 por ciento de su cuerpo, por eso no fue trasladado porque nada más fueron trasladados los de un 70 por ciento y un 90 por ciento, sin embargo aún el riesgo no pasa porque puede haber quemaduras aéreas, así me dijo", agregó.

Ayer, la esposa de Fernando Ángeles estaba en casa preparando la cena, cuando los vecinos tocaron a su puerta.

"Me fueron a avisar que había salido en la televisión su nombre", recordó.

Para rescatar al infante, señala Nicolasa, se apartó de su cuñado Porfirio Francisco Hernández Chávez, de quien al momento no se sabe nada pese a la búsqueda que han emprendido amigos y familiares.

"Que lo sigan buscando, a ver si aparece. Mi hermana ya lo buscó en todas las clínicas, su familia de él ya lo buscó en todas las clínicas y no aparece por ningún lado", pidió a las autoridades.