Enjuiciar a periodistas, atentado contra la libertad de expresión

Sandra Davidson, académica en la Universidad de Missouri, Estados Unidos, alerta sobre el efecto del caso Julian Assange en periodistas del mundo 

Por  Lorena Caro

Enjuiciar a periodistas, atentado contra la libertad de expresión(Foto: AFP)

Enjuiciar a periodistas, atentado contra la libertad de expresión | Foto: AFP

Las descalificaciones de los Gobiernos hacia la prensa que generan un desacuerdo entre ambos no es tan preocupante como el hecho de que estén demasiado cómodos juntos, comentó Sandra Davidson, profesora en Derecho de Comunicaciones en la Escuela de Periodismo de Missouri, Estados Unidos. 

La académica, que cuenta con un doctorado en derecho y otro más en filosofía, explicó que mientras que en algunos países, como Irak, Filipinas y México, es muy peligroso ser periodista porque los están asesinando, en lugares como Estados Unidos se está atacando la credibilidad de la prensa, lo que es muy peligroso para la democracia. 

Tras la detención en Londres de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, organización que a través de su página de internet ha publicado información clasificada y anónima, pero de interés público, sobre personajes como Hillary Clinton y países como los Estados Unidos, Sandra Davidson indicó que ello muestra un precedente en contra de la libertad de expresión y un peligro, al ser un ataque diferente contra los periodistas:

«No es el decir que los vamos a enviar a prisión porque han publicado alguna información clasificada, es: los vamos a enjuiciar por conspirar a realizar una intrusión por computadora. Eso es totalmente diferente», comentó. 

Vía Skype, contó en entrevista para EL DEBATE que es importante para los periodistas ser capaces de difundir información veraz sin enfrentar cargos criminales. Explicó que fue durante el Gobierno de Barack Obama cuando Estados Unidos envió a la mayoría de los filtradores de información a prisión, y ejemplificó con el caso de Chelsea Manning, exmilitar que fue sentenciada en 2010 a 35 años de cárcel por filtrar información a Julian Assange y WikiLeaks.

Ilustración El Debate

Aunque fue el mismo presidente Obama quien conmutó la sentencia y permitió que Chelsea Manning saliera de prisión siete años después, ahora ella ha sido llamada a testificar en contra de Julian Assange, pero se ha negado, por lo que nuevamente fue detenida.

Sobre el caso del fundador de WikiLeaks, agregó que seguramente él peleará por su extradición de Gran Bretaña:

«Pienso que no podemos asegurar eso y que entonces tendremos que ver que pueda la fiscalía probar que Julian Assange conspiró con Chelsea Manning para hackear computadoras y obtener la información de la guerra iraquí, la guerra afgana, información que muchos periodistas americanos discutían que la gente americana necesitaba saber», explicó. 

Prensa en Estados Unidos

En un contexto generalizado, indicó que las declaraciones del presidente Donald Trump, llamando a los periodistas enemigos de la población o generadores de noticias falsas, no son algo nuevo.

Mencionó que se tiene que mirar la historia de los Estados Unidos, hace doscientos años, donde la situación estaba incluso peor con el presidente Thomas Jefferson, a quien no le gustaba la prensa:

«Yo creo que soy más o menos una optimista en muchas formas porque no me importa el ver a la prensa y al presidente (Donald Trump) en desacuerdo, estaría más preocupada si están demasiado cómodos juntos. Yo quiero que la prensa esté más como perro guardián que como perro faldero», enfatizó. 

En dicho contexto, explicó que, aunque no es un fenómeno nuevo, sí se ha visto que los gobiernos en diferentes partes del mundo se han vuelto enemigos de los periodistas:

«Los periodistas están siendo enjuiciados por casos que realmente son ridículos. Incluso por información veraz, en algunos países, los periodistas también pueden ir a la cárcel», indicó. 

Por tal motivo, reconoció que ser periodista es una profesión peligrosa, ejemplificando con situaciones de asesinatos, como el ocurrido al periodista Jamal Khashoggi, del Washington Post, en Arabia Saudita, durante el 2018:

«Y claro, estamos hablando también acerca de que los Estados Unidos están atacando la credibilidad de la prensa, tratando de desacreditar a la prensa ante la población pública americana. Eso es algo peligroso en una democracia, cuando la gente necesita apoyarse en la prensa y confiar en ella para recibir información precisa», añadió.

A su vez, respondió sobre el motivo de los asesinatos a periodistas también en países como México, Irak y Filipinas, señalando que sería preocupante que el Gobierno esté detrás de ellos:

«Sería preocupante que el Gobierno no solo realice los asesinatos o los ordene, sino que no esté haciendo nada al respeto o lo suficiente», aseguró.

Sin embargo, también reconoció que en algunos casos simplemente es difícil averiguar quiénes son los asesinos por la situación de violencia que vive cada país:

«Creo que algunas veces los Gobiernos quieren averiguar, pero es como cualquier otro crimen, solo es realmente difícil». 

Respeto y seguridad a periodistas

La creadora de once capítulos en libros relacionados al periodismo y al internet indicó que un punto importante para que los periodistas logren construir una imagen de respeto y seguridad sobre la profesión está en que ellos mismos revisen los hechos en más de una ocasión y no caigan en errores que permitan que la población pública pueda socavar su credibilidad:

«Cuando la prensa vea que el Gobierno está haciendo cosas que posiblemente no debería estar haciendo, ellos tienen que dejárselo saber al público, no solo al público americano, pero también hoy en la época del internet, mundialmente, la población necesita saber», comentó. 

Destacó que actualmente mirar solo la información oficial es uno de los principales errores de los periodistas y de los medios de comunicación. Por ello, dijo que es importante que se trabaje el periodismo de investigación:

«Algunas veces somos engañados y simplemente somos muy confiados de fuentes de las cuales debemos estar un poco escépticos. Hay tantas maneras de cometer errores, algunas veces errores tontos, esos momentos ¡ups!, digamos, como cuando usas una foto errónea o algo parecido. Puede suceder, pero los periodistas, claro, necesitan ser cuidadosos de la información».

Sandra Davidson sostuvo que cuando el Gobierno oculta información, el periodista necesita preguntar una y otra vez, tratar de sacarle la vuelta al Gobierno y tratar de obtener información de otras fuentes, aunque reconoció que es un trabajo difícil. 

Siendo el internet un lugar donde se puede obtener parte de esta información, la especialista indicó que por ahora algunos países han intentado regular su uso en temas que se puedan volver vergonzosos para el Gobierno, pero dijo que esto no ha ocurrido en el caso de las redes sociales, a las que llamó redes no sociales por la amplía incitación al odio en ellas:

«En este país (Estados Unidos), si una amenaza real es hecha, si alguien intencionalmente amenaza a otra persona, eso es ilegal; pero el contenido de lo que sale en internet, generalmente hablando, no se regula», finalizó. 

[Entrevista traducida al español]

WikiLeaks: Detención de Julian Assange

De acuerdo con El Universal, el australiano Julián Assange se convirtió en el enemigo público de Estados Unidos en 2010 al ayudar al analista de inteligencia Bradley Manning —hoy Chelsea Manning, tras haber cambiado de sexo— a descifrar una contraseña para acceder a información clasificada sobre las guerras de Afganistán e Irak, información que evidenció WikiLeaks y que destapó torturas, abusos y otras violaciones cometidas por las fuerzas estadounidenses y las aliadas.

Luego vendría la difusión de cables y comunicaciones del Departamento de Estado con sus embajadas en el mundo, incluyendo México, desatando un gran escándalo.

En 2012, temeroso de ser extraditado a Suecia por acusaciones de violación o a Estados Unidos, se refugió en la embajada de Ecuador en Londres. Sin embargo, este 11 de abril fue detenido luego de que Quito le retirara el asilo diplomático.

Con 47 años de edad fue trasladado a una comisaría del centro de Londres, donde permanecerá hasta que comparezca ante un juez. 

Sandra Davison, Foto: Cortesía

Perfil

Nombre: 

Sandra Davidson

Trayectoria: Profesora en Derecho de Comunicaciones en la Escuela de Periodismo de Missouri y profesora adjunta en la Escuela de Derecho de la Universidad de Missouri. 
Doctora en derecho por la  Universidad de Missouri-Columbia, donde fue miembro de Law Review y se graduó en la Orden de la Cofia. Doctora en filosofía en la Universidad de Connecticut-Storrs. 

Davidson es miembro de las sociedades de honor de Phi Kappa Phi y Phi Beta Kappa.

Abogada de Columbia Missourian, el primer periódico comunitario de la web producido por la Escuela de Periodismo.

Activa dentro de la  Asociación para la Educación en Periodismo y Comunicación de Masas.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo