Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

'Eran buenos, se les hizo fácil, le pido a Dios que me deje a uno'

Un padre de familia lamenta que sus hijos hayan observado el montón de gente llenado sus bidones de gasolina y que ellos se acercarán

Por: Agencia Reforma

Una mujer llora por la muerte de un familiar.Foto: Xinhua.

Una mujer llora por la muerte de un familiar.Foto: Xinhua.

Ciudad de México.- La explosión en la fuga de gasolina en el ducto ordeñado  en el Municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, que dejó como saldo 71 personas muertas y 75 heridos, es una de las tragedias más lamentables en México.

Peritos trabajan en el lugar de los hechos en esta mañana. Foto: AP

Fue la tarde de ayer cuando alrededor de 800 personas intentaban llenar sus bidones de gasolina, pero la tragedia los sorprendió.

Los hermanos Misael y Víctor Hernández, de oficio carniceros, bajaron de su camioneta un tambo de  20 litros para llenarlo de gasolina cuando "les agarró la lumbre", cuenta el padre de los jóvenes.

Misael, de 24 años, falleció en la explosión registrada en la fuga de gasolina  en el ducto ordeñado en el Municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, y Víctor, de 16 años, tiene más del 80 por ciento del cuerpo quemado y los médicos no les dan a los familiares muchas esperanzas.

"Está muy grave. No hay esperanza. Le pido mucho a Dios que siquiera me deje a uno", dice el padre de los jóvenes en el Hospital Pediátrico Tacubaya.

"Eran buenos. Nunca les  metí un mal consejo. Son carniceros. Venían de trabajar y vieron el montón de gente y se les hizo fácil acercarse y les agarró la lumbre.

"Días anteriores no hubo gasolina y se les hizo fácil. No la querían vender, no era para comercio".

Algo similar le ocurrió al ayudante de albañil de 15 años, Juan Alberto Martínez, quien salió del trabajo con rumbo a su casa cuando  "le agarró la explosión", contaron sus familiares.

El fuego creció y calcinó los cuerpos de decenas de personas. Foto: AFP

El menor, que también fue trasladado al Hospital Pediátrico Tacubaya, iba de paso, dijo una de sus familiares, quien prefirió no dar su nombre.

"Venía del trabajo, iba pasando y desgraciadamente le agarró la explosión. Él mismo nos marcó", comentó.

Alberto Martínez, papá del joven, comentó que, de acuerdo con el reporte médico, el joven está grave, pero estable.

"Su mamá se puso mal anoche", agregó.

En esta nota: