Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

Familias salen al paseo costero para despedir el Carnaval

Una gran alegría se vivió en este último desfile carnavalero que aglutinó 
a miles de espectadores

Por: Nallely Medina

Alexa I saluda con gran entusiasmo a los asistentes. Foto: Sergio Pérez /Jorge Osuna

Alexa I saluda con gran entusiasmo a los asistentes. Foto: Sergio Pérez /Jorge Osuna

Mazatlán.- Con gran algarabía inició ayer el último desfile carnavalero. Esta vez partió en punto de las 16:30 horas desde la avenida De los Deportes a la altura del acuario. Soberanos y soberanas dijeron adiós a esta edición del carnaval Patasalada: El Circo de los Talentos.

Una tarde llena de asombro, música, baile y alegorías gigantes se vivió durante el segundo y último desfile del Carnaval Internacional Mazatlán 2018, que culminó en Olas Altas, alrededor de dos horas después de su comienzo.

El colorido se hizo presente en los carros alegóricos. Foto: Nallely Medina

A media tarde, los cohetes anunciaron el avance de los carros alegóricos que iniciaron con patrocinadores que no dejaban de aventar productos que asistentes cachaban en el aire. 

Las edecanes representativas de los pósters e imagen del carnaval el Circo de los Talentos abrieron el paso de los carros alegóricos, para después dar paso a soberanas y embajadoras

Cuatro venados cafés hechos a base de metal y con iluminación verde en su interior captaron la atención de los miles de espectadores por sus movimientos de extremidades y cabeza simulando tener vida propia. 

Las comparsas estuvieron bastante estrafalarias. Foto: Jorge Osuna.

La primera soberana en aparecer fue Alexa I en el vestuario rojo que usó en su coronación rodeada de seis princesas reales a sus pies. El carro alegórico simuló un bosquejo con hojas verdes rodeado de venados y pelícanos. 

Comparsas de concurso de Angostura, Durango y Mazatlán, entre otras ciudades, pusieron a bailar a mazatlecos y turistas, al igual que la banda azteca de Puebla. 

La soberana de los juegos florales del Carnaval de 1993, Celia Jáuregui, apareció portando un vestuario azul, el mismo que alguna vez vistió en aquella fiesta. En un vestido dorado, Patricia I, reina del mismo Carnaval, se hizo acompañar de princesas. 

El cultivo del mango sinaloense fue representado por la reina de los juegos florales, Sofía I. Su carroza real fue una casona anaranjada con marcos cafés, en escaleras principales del mismo dos linces simulaban subir hasta ella, que se encontraba poco antes de un arco con arbustos de mango que a su vez se replicaron por todo el carro alegórico. 

Los personajes encarnados en los monigotes que se situaron en el malecón también aparecieron en los carros alegóricos. El de Pedro Infante fue uno de los más aclamados no solo porque en él iba Óscar Valdez, rey de la alegría del Carnaval de Mazatlán de 1993, sino porque lo acompañaron atractivos jóvenes que encarnaron los personales del ídolo sinaloense.

La música y las bailarines de comparsas hicieron bailar a visitantes. Foto: Nallely Medina

Los jóvenes de corazón y las reinas sexagenarias participaron como cada año en esta fiesta carnavalera, y con sus mejores pasos de baile demostraron que los años no pasan por ellas, sino que siempre habrá tiempo para divertirse. 

La pesca camaronera fue representada en el carro de Tulio I a través de una embarcación que amenizó banda La Única, que se rodeaba de figuras de camarones y olas del mar. El príncipe real también lo acompañó. Conchas rosadas, estrellas doradas y marlin en color azul adornaron la carroza de la reina infantil Gretel I, que iba sentada en un atún.

El inicio de los carros luminosos fue el del Circo Atayde, fundado en 1888 en Mazatlán, al que toda la fiesta carnestolenda le rindió homenaje. Un elefante gris iluminado de luces amarillas y rojas acaparó las miradas. A sus cuatro lados, bellas edecanes en bikinis plateados con tiras que colgaban del pecho y cintura bailaron efusivamente haciendo mover los tocados de plumas blancas. 

La comparsa el Color de la Felicidad, de la academia Amada’s Dance, resaltó la fantasía circense, vestidos azules con rayas blancas y rojas, además de grandes pelucas azules que portaron sus jóvenes bailarinas

Payasos, jirafas, ballenas, marlins y lobos marinos luminosos protagonizaron los siguientes carros alegóricos con luces de colores. 

Para cerrar el segundo y último desfile del carnaval, los majestuosos caballos bailadores mostraron con instrucciones de sus jinetes las habilidades aprendidas que merecieron los aplausos de todos los asistentes. 

Los carros luminosos acapararon la atención. Foto: Nallely Medina

En esta ocasión se vio poco público que se disfrazara con motivo del carnaval con pelucas u otros atuendos, pero prevalecieron las coronas en las cabezas de asistentes.

En esta nota:
  • Segundo desfile
  • Carros alegóricos
  • Patasalada; Circo de los talentos
  • Avenida del Mar
  • Mazatlán