Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Fuera de Nueva Italia, tiene los días contados

MICHOACÁN

México, D.F..- A sus 43 años, Enrique Plancarte Solís vive escondido, usa teléfonos y radios que intercambia para no ser ubicado, pero fuera de Michoacán tiene más enemigos, y sabe que sus días están contados si no regresa a Nueva Italia, de acuerdo con información de la agencia antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Mientras que en la lista de los más buscados de la DEA no está el nombre de Plancarte, el gobierno de Estados Unidos lo señala como el responsable del tráfico de drogas, especialmente dice, desde México hacia territorio estadounidense.

El Departamento del Tesoro lo incluyó en su lista negra y en breve se prevé que las autoridades integren los nombres de sus hijos Melissa, Jazeth y Enrique Plancarte Jr. por uso de recursos procedentes de la organización de "Los Caballeros Templarios", así como la advertencia de que procederá en contra de quienes hagan negocios con ellos.

En Estados Unidos, como en México, las autoridades no descartan que los hijos de Plancarte iniciaran sus carreras con dinero procedente de "La Familia Michoacana" y de "Los Caballeros Templarios", al igual que su padre inició su negocio de materiales de construcción con recursos del narcotráfico, que le proporcionaba Nazario Moreno, el fundador de esa organización.

De ser un hombre sin proyectos, Plancarte se convirtió a la secta de Moreno, obtuvo financiamiento para su negocio que proveía de materiales de construcción al ayuntamiento de Nuevo Italia a través de su cuñada Teresa Bustos, hermana de su esposa Nereyda Bustos.

Y finalmente, por el grado de violencia con el que ejecutaba a quienes no pensaban igual que él, o no compartían su fanatismo religioso, ascendió hasta ser un lugarteniente de la organización de "La Familia Michoacana".

En agosto del 2010 el gobierno de México le puso precio a su cabeza. Ofrecer una recompensa de 10 millones de pesos por informes que lleven a su captura. Se le busca por los delitos de narcotráfico, delincuencia organizada, uso de armas de uso exclusivo del ejército.

Pero en 2011, Plancarte junto con Servando Gómez, "La Tuta", se separaron de "La Familia Michoacana" para integrar a la organización a la que llamaron "Los Caballeros Templarios", ambos han sido ubicados por inteligencia mexicana como los responsables de los ataques a la Policía Federal en Michoacán.

Durante dos años Plancarte aumentó su posición y su nivel de violencia, en contraste con sus discursos de paz afirmaba que usaba la violencia para matar como un castigo divino.

Apenas iniciado 2014, en sólo una semana Plancarte logró aterrorizar a gran parte de Tierra Caliente en Michoacán para evitar ser capturado, y al mismo tiempo salió huyendo con la llegada de las fuerzas federales, explica la información.

Con una escolta reducida, seguro de sí mismo, pero con sobrepeso, Plancarte inició su autoexilio de Michoacán, mientras que algunos de sus familiares salieron hacia Jalisco, Hidalgo, Estado de México y el Distrito Federal, pero como aseguran autoridades de Estados Unidos ese no es su territorio.