Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Jovencitas eligieron trabajar en un bar

CHIHUAHUA

CIUDAD JUÁREZ, Chih., marzo 7 (EL UNIVERSAL).- Norma y Yesenia son hermanas; tienen 15 y 17 años, respectivamente. Por su edad, deberían estar ocupadas en actividades típicas de adolescentes: ir a la escuela, tener amigas y quizá algún novio.

Sin embargo, ellas salían de casa al caer la noche. En lugar de un jumper escolar usaban falda corta y mucho maquillaje; no había maestros ni prefectos, sino ebrios necios y música de rocola.

Ambas fueron halladas trabajando en un bar de la avenida Zaragoza de esta frontera, donde hace apenas unos meses unos pistoleros asesinaron a un cliente en el interior con armas de grueso calibre.

Inspectores de Gobernación municipal y policías irrumpieron en el sitio, ubicado cerca de una escuela y una iglesia, tras una denuncia anónima la noche del miércoles. Las dos jóvenes presentaron identificaciones que las acreditaban como mayores de edad, sin embargo, tras rastrear los documentos se descubrió que eran falsos.

Los encargados del bar fueron arrestados y ahora se les fincarán cargos por los delitos de falsificación de documentos y contra la correcta formación del menor.

En principio se pensó que las jóvenes podrían haber sido raptadas y obligadas a trabajar en el sitio, sin embargo, ambas reconocieron que laboraban ahí por gusto, para ganar dinero.

Las autoridades entonces supusieron que estarían solas, sin familia, pero otra vez la realidad fue diferente: las chicas vivían con su madre.

La mujer declaró que las menores le contaron que trabajaban en una empresa maquiladora en el turno de noche, y que debido a ello es que ese iban a esa hora.

Ni la ropa exótica ni el olor a cantina de sus hijas la hicieron sospechar que algo extraño ocurriera.

El bar Rokoko ha sido escenario de varios hechos violentos.

Es un centro nocturno que ha sido denunciado en repetidas ocasiones por los vecinos del sector por diversas causas, la mayoría de ellas porque frecuentemente se escuchan las detonaciones de armas de fuego en el estacionamiento, sobre todo a la hora del cierre