Kevin casi pierde la pierna tras ser arrastrado por el tren

El niño fue atendido por médicos especialistas del IMSS, quienes lograron salvarle la pierna; hoy se recupera satisfactoriamente

Por  Kathia Borbolla

La madre de Kevin se mostró agradecida por la atención que su hijo tuvo en el IMSS(Agencia Reforma/Opinión Sonora)

La madre de Kevin se mostró agradecida por la atención que su hijo tuvo en el IMSS | Agencia Reforma/Opinión Sonora

Hermosillo, Sonora.- Kevin, de 11 años, estuvo a punto de perder una pierna tras ser arrastrado por el tren mientras jugaba, pero la atención de personal médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) permitió que salvara la extremidad.

Claudia Patricia Oláguez Bajeca, madre del niño, se mostró agradecida con los especialistas de la institución, pues su hijo podría haber perdido la vida de si no hubiera sido atendido de manera oportuna y rápida.

La madre de familia narró a Opinión Sonora que el pasado 29 de marzo de 2018 Kevin se encontraba jugando con otros niños en las vías del tren en un poblado de Empalme.

Cuando pasó la locomotora, el menor se colgó de ella y fue arrastrado varios metros por el vehículo hasta que finalmente salió despedido.

Momentos más tarde Claudia Patricia fue notificada en su trabajo que su hijo estaba siendo trasladado al Hospital General de Guaymas.

Kevin había sufrido lesión en miembro pélvico, fractura expuesta de tibia y perón y un grave daño en la arteria, mismo que le ocasionó una fuerte hemorragia.

Debido a la gravedad de sus lesiones, el niño fue llevado al Hospital General de Hermosillo, donde ya lo esperaba un equipo multidisciplinario para atenderlo, narró la mamá.

Explicó que su hijo se estaba desangrando y de inmediato estuvo rodeado de médicos especialistas, quienes detuvieron la hemorragia y reconstruyeron la arteria.

Sin embargo, el menor corría el riesgo de perder la pierna, situación que los doctores le comunicaron a Claudia Patricia.

Afortunadamente y con el trabajo de los médicos, Kevin se recuperó satisfactoriamente; en abril fue trasladado al Hospital General de Obregón para que le colocaran un injerto de piel y en junio fue dado de alta.

Actualmente madre e hijo están en espera de comenzar la rehabilitación para que el niño comience a caminar sin ayuda de las muletas.

Esta nota incluye información de: Opinión Sonora