La promesa de mejores condiciones para los pueblos indígenas

El Programa Nacional de los Pueblos Indígenas de Andrés Manuel López Obrador genera expectativas y múltiples retos ante las carencias que enfrentan estos grupos

Por  América Armenta

>Mujeres indígenas de Sinaloa.(Foto: El Debate)

>Mujeres indígenas de Sinaloa. | Foto: El Debate

El presidente de México se comprometió en apoyar a los pueblos indígenas y afromexicanos de México. En Sinaloa queda una deuda con los grupos de comunidades, sobre todo en el norte de la entidad, a quienes no se les ha hecho llegar el apoyo que requieren, dedicándose a sobrevivir en condiciones precarias, denuncia Alheyya Jiménez. 

En Sinaloa, según el Secretariado Ejecutivo, hay 77 mil indígenas, principalmente mayos y tarahumaras (rarámuris, tarahumaras sinaloenses), grupos que por años han vivido en la precariedad y recientemente en la violencia, pues han sido desplazados de sus comunidades.

Durante el 2017 la Comisión Nacional de Derechos Humanos extendió la recomendación 39/2017, dirigida a Quirino Ordaz Coppel, gobernador; Juan José Ríos Estavillo, fiscal, y María León, quien fuera alcaldesa de Sinaloa municipio.

La activista ha trabajado durante siete años con pueblos indígenas, además de que pertenece a uno de ellos, Capomito, Guasave, la licenciada en administración turística relató al Periódico EL DEBATE los principales rubros en los que es necesario trabajar con estas comunidades vulnerables; sin embargo, señala carencias en la mayoría de las necesidades básicas y denuncia que los recursos públicos dirigidos a estos grupos no se han entregado a las personas que más los necesitan.

El legislador local Gildardo Leyva Ortega, quien señala que toda su vida la ha pasado junto a la comunidad mayo (sur de Sonora y norte de Sinaloa), muestra principal preocupación por la pérdida de hablantes de mayo entre la comunidad. También da a conocer acciones que llevarán a cabo desde el legislativo para ver necesidades de los pueblos indígenas en Sinaloa.

Pronapi

«Dar preferencia a los más humildes y olvidados», declaró el presidente Andrés Manuel López Obrador al presentar el Programa Nacional de los Pueblos Indígenas en Oaxaca, donde también declararon que se impulsará la creación del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.

Serán 133 regiones en 68 pueblos indígenas de México donde se contempla se dará atención integral, además de los pueblos originarios, también a los afromexicanos, buscando entregar recursos directamente a las comunidades, fomentar la medicina tradicional, autonomía y conservación de la biodiversidad, entre otras acciones que beneficien y protejan, además de fomentar el desarrollo económico de estas comunidades vulnerables y sus habitantes, contempla el Programa de Pueblos Indígenas.

Consulta indígena

Leyva Ortega, diputado local por la fracción de Morena, quien funge como presidente de la Comisión de Comunidades y Grupos Indígenas, expresó su principal preocupación respecto a los pueblos originarios, que es la pérdida del idioma, «sé de qué carece, están perdiendo su lenguaje, ya no lo utilizan», destacó, agregando que de las 77 mil personas registradas, solamente alrededor de 20 mil hablan aún en su idioma. 

«Nosotros lo que queremos es que no haya rezagos, darle apoyo a la educación, salud, que vuelvan a hablar el lenguaje», reiteró, aplaudiendo que se aprobara el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas descentralizado, por la Cámara de Diputados, mientras que en el Congreso de Sinaloa dijo estar haciendo «lo prudente», iniciando por unos foros, a realizarse al iniciar el año.

El ejercicio que el diputado plantea consta de tres foros —en el norte, centro y sur de la entidad— en los que plantearán los grupos indígenas sus necesidades para hacerles llegar apoyo. «Queremos estructurar bien la ley indígena que se aprobó aquí en Sinaloa y no satisface sus necesidades, necesitamos adecuarla muy bien y para ello son los foros, para recoger todas las inquietudes y plasmarlas en una buena ley que sí les sirva», abundó Leyva.

Asignación correcta de recursos

Al hablar con este medio de comunicación, la activista indígena Alheyya Jiménez dijo —coincidiendo con uno de los puntos que planteó el presidente— «a veces con dar un recurso a personas equivocadas nos encasilla a todos, pues en ocasiones ni siquiera pertenecen a comunidades indígenas; sin embargo, porque viven en la comunidad se hacen del recurso y no es bien manejado, encasillando a todos como vividores de los proyectos, deberían poner bien los ojos en los verdaderos pueblos indígenas», dijo. 

Poca justicia con el recurso asignado a los pueblos indígenas por la ahora extinta Comisión Nacional de Pueblos Indígenas (CDI), expone Alheyya Jiménez. «Carencias hay muchas, lo que veo yo, principalmente en las instituciones como CDI —que ahora cambia de nombre— es que cuando hay apoyos, cuando hay proyectos no son destinados para los pueblos indígenas, son para allegados o personas conocidas», señaló la activista.

Esto, aseveró la también académica de la Universidad Autónoma Indígena de México y de la Escuela Normal de Especialización del Estado de Sinaloa, se debe a que las autoridades no se dan el tiempo para ir a las comunidades con los cobanaros —los gobernadores o líderes indígenas— y hacer la propuesta de los proyectos.

No se dan cuenta de las comunidades indígenas hasta que ya está encima el proyecto

Inclusión 

Personal capacitado en las instituciones es una de las carencias que tienen hoy las autoridades encargadas del acercamiento con estos grupos vulnerables, además de inclusión, pues en las oficinas no hay indígenas trabajando, cuando se trata de su inclusión.

Así, tampoco hay conocimiento de las necesidades de los pueblos, afirmó Jiménez, por lo que pide poner al frente de estos organismos a alguien capacitado y con tacto para acercarse, principalmente, a los tarahumaras.

«Me ha tocado ir a la sierra de Choix y ver las necesidades que tienen los tarahumaras, son muchas las necesidades, aquí, lamentablemente, no sabe la institución en sí, llegar a ellos», reiteró, añadiendo que a dos horas de ese municipio hay comunidades de la etnia tarahumara a las que ella ha acudido, en las que hay personas desde niños, niñas, jóvenes y personas mayores sin actas de nacimiento, porque a pesar de haber un programa para registrarlos, no acuden por las condiciones de los caminos que hacen un difícil acceso o lo que la institución le dijo, que es que no había un recurso para aplicar el programa de registro. 

Mujeres y niños vulnerables 

Jiménez, originaria del pueblo indígena Capomito, en El Fuerte, le ha tocado ver historias de personas que consideró como «formas de vida fuertes», como ejemplo citó a niñas de 13 años casadas con señores de 40 años o hijas que tienen relaciones sexuales con sus padres y hermanos cuando estos están ebrios, «porque allá no hay una ley, no hay algo que las proteja», lamentó.

De la misma manera contó a este medio de comunicación la historia de dos menores de edad, una de 13 años y otra de 15 que quedaron embarazadas, ambas ya eran madres —de un hijo y de tres hijos, respectivamente— en salud tienen, expuso, una de las principales carencias.

Argumentando que ellos tienen una forma de vida diferente, en situaciones de pobreza y muchos duermen en el suelo no por opción, sino porque no tienen para comprar camas para dormir, «no sabemos si vamos a tener casas buenas, porque si mañana o pasado no hay agua aquí, vamos a tener que cambiarnos a otro lugar», le dicen los agraviados.

Comentó la importancia de que los funcionarios se acerquen a trabajar a las comunidades, explicó que la etnia tarahumara, en específico, es reservada, ellos no platican con cualquier persona, por lo que es necesario llegar y hacerles sentir confianza, lo que no se ha sabido hacer por quienes llegan a los pueblos.

Los trabajadores de las dependencias, por ejemplo, llegan en botas, sombrero y bien vestidos, ante esto Jiménez destaca que los comentarios que la etnia le ha hecho son de rechazo y desconfianza a los «chabochis» (hombres blancos), «no hay humildad, no hay trato directo con los indígenas es porque no saben dirigirse a ellos», expresó.