México

Los agentes de la DEA que encararon a Osiel Cárdenas

ESTADOS UNIDOS
Avatar del

Por: EL DEBATE

MÉXICO, D.F., septiembre 17 (EL UNIVERSAL).- La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) mantiene una investigación abierta contra Rogelio González Pizaña, alias "El Kelín" o el "Z-2", quien fue absuelto y dejado en libertad desde el pasado 30 de agosto en México. En Estados Unidos se le señala como presunto responsable de importar, almacenar y distribuir drogas, de lavado de dinero y asalto y amenazas de muerte a los agentes federales Daniel Fuentes y Joseph Dubois.

De acuerdo con el testimonio de Dubois, integrado al expediente penal B-00-118-1, el 8 de noviembre de 1999 ambos investigadores junto a un informante realizaban un recorrido en las calles de Matamoros para recabar datos sobre los movimientos del cártel del Golfo. Al circular por la colonia donde habitaba Osiel Cárdenas Guillén fueron detectados. Un grupo de nueve sicarios que pertenecían al comando de protección del narcotraficante, entre los que se encontraba Rogelio González, le cerró el paso a Fuentes y Dubois.

González Pizaña, quien fuera lugarteniente del cártel del Golfo y fundador de "Los Zetas", salió del penal del Altiplano a causa de que el Séptimo Tribunal Unitario de Circuito del Centro Auxiliar de la Tercera Región, con residencia en Guadalajara, Jalisco, modificó la condena de 16 años impuesta en enero de 2014 por el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales, con sede en Toluca, Estado de México. La nueva sentencia fue de seis años con tres días de prisión y 101 días de multa, periodo que el presunto delincuente ya había cumplido, pues estuvo recluido desde octubre de 2004.

Sobre la liberación de "El Kelín", Javier Oliva Posadas, coordinador del diplomado de Seguridad Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), consideró que es una prueba más de que el Poder Judicial está ausente en las acciones de la lucha contra el crimen organizado. Aunado a que la resolución genera desánimo en la población y las fuerzas federales que se encargan de los operativos de captura de los líderes del narcotráfico.

Tras los pasos del capo

Durante los cinco años en que Osiel Cárdenas Guillén comandó en libertad al cártel del Golfo, solamente en una ocasión se puso cara a cara con autoridades estadounidenses. Esto le costó ponerse en el foco de la justicia estadounidense, aunque al momento de enfrentar su juicio le facilitó la negociación de un pacto de colaboración que incluyó aceptar su culpabilidad por el asalto y amenaza al agente especial de la DEA en el sector San Antonio, Joseph Dubois, y al agente especial del FBI a cargo del sector Houston, Daniel Fuentes.

El investigador Joseph Dubois relató el choque con los líderes y sicarios del cártel del Golfo al diario "Houston Chronicle", en marzo de 2010. En 1999, a ambos elementos se les asignó la tarea de reunir información de inteligencia del grupo delincuencial en Matamoros. El encargo los llevó, junto con un periodista tamaulipeco que cubría la información policiaca, hasta la fachada de una de las casas del capo conocido como "El Mata Amigos" [Osiel Cárdenas].

Los hombres quisieron tomar una fotografía de la mansión. En ese momento se dieron cuenta de que un automóvil Lincoln Continental se les pegó a la cola y una camioneta también los siguió. Los sicarios continuaron con una sigilosa persecución que terminó con el cierre del paso al coche Ford Bronco blanco y la aparición de 12 hombres armados. "Cárdenas saltó de un Jeep Cherokee blanco y se acercó a los agentes con el aplomo de un hombre a cargo. En la cintura llevaba una pistola Colt con la cacha de oro y en sus manos cargaba una AK-47 con chapado en oro", recordó el agente.

El capo golpeó el automóvil y exigió que entregaran al informante en varias ocasiones; los investigadores se negaron. Conforme pasaron los minutos las amenazas contra los agentes se multiplicaron, sin embargo, Dubois le advirtió a Cárdenas que si los mataba el gobierno de Estados Unidos desataría una cacería similar a la que ocurrió con el capo Rafael Caro Quintero, quien fue acusado de asesinar al agente Enrique Camarena en 1985. "El Mata Amigos" escuchó, mientras Pizaña González ordenó preparar las armas a los sicarios.

Joseph Dubois narró que Osiel Cárdenas ordenó bajar las armas al comando. "Ustedes gringos. Esta es mi ciudad, así que el lárguense de aquí antes de que yo los maté a todos ustedes. No vuelvan nunca", les gritó a los agentes. En segundos el convoy de hombres armados despejó la zona. Los investigadores y el informante se dirigieron al puente y cruzaron la frontera. Dubois y Fuentes han sido reconocidos por su "heroísmo excepcional" por el fiscal general de Estados Unidos y el reportero mexicano se convirtió en protegido.

"Al igual que Danny, esta es probablemente la primera vez en que alguien había dicho 'no' a Osiel y vivido para hablar sobre ello", sentenció Dubois.

Acerca de este hecho, el 9 de abril de 2002 la Corte de Houston abrió el expediente penal B-00-118-1, en contra de Osiel Cárdenas Guillén, alias "El Ingeniero", "El Señor", "El Fantasma", "El 91" y otros nueve integrantes del cártel del Golfo: Adán Medrano Rodríguez, "el Licenciado" o "el Lic"; Víctor Manuel Vázquez Mireles, "el Meme Loco", "Cabezón", "El Negro"; Jorge Eduardo Costilla Sánchez, "Costi", "Sombra", "el Coss"; Juan Gilberto Reyes, "Flaco"; Rafael Betancourt Velez, "Rafa"; Rubén Sauceda Rivera, "Cacahuate"; Juan Carlos de la Cruz Reyna, "El JC"; Baldomero González Ruiz, y Rogelio Pizana González, "El Kelín".

Los delitos por los que la DEA investiga a "El Kelín" son los mismos por los que Osiel Cárdenas se declaró culpable.

En esta nota:
  • kelin
  • rogelio gonzález pizaña
  • ossiel cárdenas
  • el ingeniero
  • cártel del golfo