Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Los pies benditos de Álamos

SONORA

Los pies de Ana Silvia Valdés quedaron impresos en el cemento fresco del piso de la Capilla de la Balvanera 2

Los pies de Ana Silvia Valdés quedaron impresos en el cemento fresco del piso de la Capilla de la Balvanera 3

Los pies de Ana Silvia Valdés quedaron impresos en el cemento fresco del piso de la Capilla de la Balvanera 4

Los pies de Ana Silvia Valdés quedaron impresos en el cemento fresco del piso de la Capilla de la Balvanera 5

Álamos, Sonora.- Antes de que cumpliera el primer año de edad, los pies de Ana Silvia Valdés quedaron impresos en el cemento fresco del piso de la Capilla de la Balvanera cuando se realizaba una remodelación del templo que se ubica en el poblado de la Aduana, en el municipio de Álamos, Sonora.

Su familia era en aquel entonces la encargada del cuidado de la iglesia y cuando un grupo de albañiles realizaba la reparación del piso, a uno de los trabajadores se le ocurrió marcar las pequeñas huellas de la niña justo en el centro de la puerta de entrada.

Ella no lo recuerda, pero explica que la impresión de la pisada derecha es ligeramente menos profunda porque cuando apoyaron su cuerpo sobre la mezcla, retiró el pie de un jalón al sentir el frío en los diminutos dedos.

De eso hace mucho tiempo y aunque los pies ya le crecieron, es conocida en La Aduana por esa historia que la liga a la capilla desde entonces. "Tú no te vas a morir porque la virgen te cuida", le dicen todavía los conocidos. Otros nada más cuentan que tiene los pies benditos.

Ahora tiene 58 años y está viva por tres milagros que le ocurrieron seguiditos cuando se le tapó la arteria aorta y sufrió igual número de infartos; sobrevivió a todos ellos.

Al hablar, la respiración se le vuelve agitada y sus palabras se entrecortan. "Cuando el doctor me dijo que me iba a dar de alta, mejor le pedí que me firmara el certificado de defunción porque yo me iba a ir a morir al rancho en el que vivo – señala-, hace 5 años de eso y aquí estoy platicándolo. Así es mi devoción por la virgencita".

Está casada y tiene tres hijas; es enfermera jubilada y para sostenerse económicamente se instala con una mesa frente a la misma iglesia en la que ofrece en venta chiltepines, cajetas y otros dulces de la región.

Nació el 16 de diciembre de 1955. En una ocasión un pretendiente le preguntó: "¿Pues cuántos años tienes si la iglesia es de hace más de trescientos años?".