Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"Mamá Rosa" se apoderaba de los niños

ALBERGUE

MÉXICO, D.F., julio 17 (EL UNIVERSAL).- En la casa hogar La Gran Familia convivían niños abandonados por sus padres: delincuentes, drogadictos o en situación de calle. Otros habían sido canalizados por los sistemas DIF del estado o de estados vecinos, que guiados por la fama de Mamá Rosa, de "enderezar muchachos", los mandaban al albergue, sin darles seguimiento.

Según la investigación de autoridades federales en el lugar nacían niños de las internas, que llegaron al albergue desde pequeñas y no quisieron o no pudieron irse, porque Mamá Rosa les había hecho firmar documentos ante notario, en los que legalmente entregaban la patria potestad de sus vástagos, o bien las amenazaba con retenerlos hasta que pagarán diferentes cantidades.

Una mujer relató que al cumplir los 18 años de edad, se le impidió recuperar la libertad, siendo obligada a trabajar sin remuneración para la institución otros 13 años.

En otros casos, Mamá Rosa exigía una cuota de recuperación que iba de los 15 mil hasta los 100 mil pesos.

La casa hogar fue fundada en 1947 y funcionaba en régimen de internado; albergaba, por temporadas, entre 500 y 600 niños, de todas las edades.

Mamá Rosa —o La Jefa, como se le conoce en Zamora— presumía que en el albergue se brindaba educación primaria, secundaria, preparatoria y licenciatura, mediante el programa de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Universidad de Guanajuato; además de distintas actividades como artes plásticas, talleres de alta costura, herrería, albañilería y música.

Los menores eran integrados a la Orquesta Sinfónica Inicial, Orquesta Sinfónica Infantil, Orquesta Sinfónica Juvenil, Banda Sinfónica, Banda Caminera, Quinteto de Metales, Coro y Camerana de Cuerdas, que se presentaban en eventos sociales y relacionados con políticos.

El albergue recibía jugosos donativos de personas, empresas y gobierno.