"Mandas mensaje a los huachicoleros y te llenan el tanque en tu casa"

Un periodista originario de Hidalgo narró a través de Twitter cómo es el huachicoleo en la región donde la explosión de una toma clandestina mató a decenas de personas

Por  Kathia Borbolla

Al menos 66 personas han muerto tras la explosión de la toma clandestina.(Agencia Reforma)

Al menos 66 personas han muerto tras la explosión de la toma clandestina. | Agencia Reforma

Ciudad de México.- El periodista Fernando Rodríguez explicó a través de una serie de tuits cómo se vive el huachicoleo en Hidalgo, de donde es originario, destacando que incluso se puede comprar el combustible robado "a domicilio" y con un simple mensaje de texto.

El reportero publicó que su familia es de un pueblo ubicado junto a Tlahuelilpan, lugar donde la noche de este viernes ocurrió una explosión en una toma clandestina de combustible que dejó más de 65 personas sin vida y decenas de heridos.

"Pequeño contexto. Mi familia es del pueblo al lado de Tlahuelilpan. Yo crecí ahí. En el último par de años, el huachicol creció muchísimo".

Señaló que en la zona es común que las personas envíen un mensaje a los huachicoleros para que les lleven gasolina a sus casas y llenen los tanques de los vehículos.

Relató que a la par del robo de combustible ha crecido la inseguridad en el Valle del Mezquital, conformado por Tlahuelilpan, Mixquiahuala, Tula, Tezontepec, Tlaxcoapan y otros municipios, y lo ejemplificó con una gráfica del gran número de tomas clandestinas que hay en la región.

"Pero el municipio más afectado por el huachicoleo ni siquiera es Tlahuelilpan, sino Tezontepec, que está al lado".

Rodríguez detalló que hasta el año 2015 los residentes del Valle del Mezquital se enorgullecían de que la zona no era insegura ni violenta, como el resto del país; sin embargo, con el aumento del robo de combustible las muertes comenzaron a incrementar.

Pese a que las cifras oficiales indican que durante el 2018 hubo 40 muertos relacionados con el huachicoleo, los pobladores dudan de que sean tan pocos, refirió el periodista.

"Y sí, mi pueblo se convirtió en eso que tantas veces leí sobre otros lados. Todos tenemos un pariente que se dedica a eso o que por lo menos compra huachicol. Todos saben en dónde lo guardan".

El reportero lamentó que los niños de kínder dicen que quieren ser huachicoleros cuando sean grandes.

Con una gráfica más, Rodríguez muestra el repunte de tomas clandestinas en el Valle del Mezquital y, en específico, en Tlahuelilpan hasta abril de 2018. La información, señala, la obtuvo de Pemex.

El hilo continúa con un tuit en el que comenta que en la zona solamente hay tres gasolineras, pero desde hace años nadie va a cargar combustible, siempre están vacías.

Sin embargo, cuando el gobierno Federal cerró los ductos, los clientes regresaron a las estaciones de gasolina.

Al paso de los días, el desabasto afectó también a las gasolineras y las personas tenían que hacer largas filas o viajar a otros municipios para obtener el hidrocarburo.

El periodista relató que la mañana de este viernes, el gobierno municipal de Tezontepec convocó a una marcha para protestar por la violencia generada por el huachicoleo.

La narración termina con la imagen del único hospital de la zona, ubicado a 10 minutos del lugar de la explosión, y que quedó saturado de inmediato.

Cabe recordar que los heridos por la explosión de la toma clandestina han sido trasladados a hospitales de diversos estados de la República para ser atendidos.