Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Mario De la Garza; »Aún hay muchas mujeres en la cárcel injustamente«

SAN LUIS POTOSÍ

San Luis Potosí.- En marzo de 2011, la vida de Esperanza Reyes Aguillón dio un giro total, cuando fue detenida luego de pagar una libreta en una papelería con un billete que resultó falso, en su natal San Luis Potosí.

Separada de su marido y con dos hijos a su cargo, Esperanza de pronto se vio envuelta en un proceso penal del que poco comprendía, debido a que apenas sabe leer y escribir.

Luego de hacer público su caso en los medios nacionales y pedir un indulto a la Presidencia de la República, finalmente ayer fue liberada del penal de La Pila, en San Luis Potosí, donde estuvo menos de un mes, ya que su condena la cumplió en el Centro Federal de Readaptación Social Femenil de Tepic, Nayarit, y posteriormente en el complejo penitenciario de las Islas Marías.

Su abogado, José Mario De la Garza, compartió en exclusiva con ELDEBATE los pormenores del caso y la liberación.

¿Cómo fue el proceso para conseguir la liberación de Esperanza Reyes?

Fue a partir de una petición que se hizo por parte de la Barra Mexicana Colegio de Abogados al Presidente de la República, se le hizo una petición de indulto, se presentó el caso con todas las violaciones a los derechos humanos que se dieron en el caso de Esperanza, y a partir de esa petición empezó a hacerse un análisis de parte de la Secretaría de Gobernación, por la licenciada Elia Limón y el licenciado Humberto Castillejos, que es el consejero jurídico de la Presidencia, y a partir de ello constataron lo que la Barra Mexicana Colegio de Abogados dice y vieron que efectivamente había una serie de irregularidades, inconsistencias y violaciones a los derechos humanos en el caso de Esperanza, y de ahí el día de hoy (ayer) se le otorgó su liberación.

Desde que tomamos el caso hasta que tuvimos su libertad pasó un año de trabajo.

Nosotros aprovechamos el cambio en la ley en materia de indulto, que fue a finales del año pasado y se dijo que el indulto se haría a partir de un análisis en base a las violaciones de los derechos humanos.

Anteriormente hicimos una gestión para que Esperanza pudiera regresar, porque estaba en las Islas Marías, y se promovieron algunos amparos para tratar de que regresara a San Luis Potosí, de donde ella es originaria, para que se encontrara otra vez con sus hijos.

¿Cómo está Esperanza anímicamente? ¿Cuál fue su impresión al salir de la cárcel?

Estaba muy emocionada, llorando, abrazando a sus hijos, abrazando a su hermana Eréndira, no lo podía creer. Ya le habíamos dicho que estábamos trabajando en el caso de la liberación, yo había estado con ella en el penal y le había explicado lo que estábamos haciendo, pero siempre hay esta percepción de que no iba a salir y que el asunto era muy complicado, y pues ahora que está en libertad está muy contenta de ver a sus hijos y de tratar de salir de esta pesadilla, el infierno en el que estaba.

¿Vivió algún tipo de acoso o maltrato estando en prisión?

Sufrió de abusos y vejaciones, como ocurre en todas las prisiones, maltratos de los custodios, una serie de circunstancias que le ocurrieron estando en las Islas Marías. Sí hubo unas circunstancias muy duras, ella decía que estaba en el infierno y que realmente no se lo desea a nadie.

¿Qué sigue para Esperanza ahora que ya está libre?

Lamentablemente el caso de Esperanza es tan solo uno de tantos de personas inocentes o gente que no tiene oportunidades.

Esperanza no sabe leer ni escribir, no terminó la primaria, es una gente humilde, es una madre que su esposo la abandonó y la dejó con sus hijos, entonces todas estas circunstancias hacen que el caso de Esperanza sea un caso que se repite y que tu ves que en las cárceles en México pues hay muchas Esperanzas que no tienen voz, hay muchas Esperanzas que no pueden pedir indultos y que están ahí presas y que no saben cuál es su verdadera situación jurídica.

Entonces, a partir de Esperanza, nosotros queremos hacer una reflexión junto con ella para posicionar el caso como una reflexión colectiva, que nos sirva para acabar con esta aplicación selectiva de la ley, para acabar con estas injusticias en las que se convive en México y tratar de que sirva como un parteaguas para que esto no le vuelva a suceder a nadie.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán