Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Mexicano desarrolla biopolímero para la agricultura

MÉXICO

CIUDAD DE MÉXICO.- Sembrar árboles en un clima árido suena complicado, sin embargo, Rafael Ríos ideó la forma de cultivar maderas preciosas en Durango. ¿Cómo lo hizo? A través de un biopolímero capaz de absorber 500 veces su peso en agua.

Este biopolímero, denominado water pot o maceta de agua, se produce a partir de desecho de biodiesel, y gracias a que se adiciona con una base nutritiva y a su capacidad de retener agua, permite que los árboles vivan en zonas áridas, por varios meses, sin necesidad de riego.

Ríos es contador de profesión, sin embargo, hace cinco años decidió dar un giro y dedicarse a la siembra y comercialización de maderas preciosas. Se asoció con su hermano Gerardo y compró un terreno de 4 mil hectáreas en Durango, cerca del desierto.

Para remediar el inconveniente del clima, trabajó con un equipo de científicos –comandado por el químico Eduardo Cruz- y después de varios meses vino la idea de desarrollar un biopolímero con fines agrícolas.

"Fuimos a varias universidades –al Colegio de Postgradudos de Chapingo, al Instituto de Biotecnología y al Centro de Ciencias Genómicas, ambos de la UNAM-, para que validaran nuestro desarrollo", dijo.

Después de un diagnóstico favorable, Ríos acudió al Tecnológico de Monterrey para que lo asesoraran en los trámites de patente y resultó que a nivel mundial eran la única empresa que fabricaba este tipo de biopolímeros.

La cadena de valor del metano

Ríos y sus socios decidieron comercializar el producto y con las ganancias obtenidas, reinvertir en otros proyectos a partir del metano, como, electricidad, biodiesel, fertilizantes orgánico y alimento rico en proteína para ganado.

La idea es aprovechar toda la cadena de valor del gas metano dentro de un parque de biotecnología llamado Dos Ríos, enclavado en medio del desierto, en el mismo terreno donde originalmente pensó en sembrar las maderas preciosas.

El complejo está en construcción y empezará a funcionar a medidos de 2015. La idea es producir al año 450 toneladas anuales de jitomate por hectárea, 120 mil litros de biodiesel, 17 toneladas de polímero orgánico por año, 130 toneladas de biomasa por hectárea –suficiente para alimentar a 50 vacas durante un año- y 119 kW hora de electricidad. Todo a partir del gas metano derivado de las eses de ganado.

Por si esto fuera poco, Ríos tiene la expectativa de sembrar en este año un millón de árboles de maderas preciosas y semipreciosas. Para 2105 serán tres millones de árboles gracias al uso de maquinaria desarrollada 'in house'.

Como resultado de su participación en el Boot Camp organizado por TechBA, en Austin, inversionistas de Texas lo invitaron a crear un parque similar en los Estados Unidos. (Información de Ivet Rodríguez)