Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"Mi hijo fue asesinado por sus compañeros en el baño"

BULLYING-MÉXICO

Jilotepec, Méx. (El Universal) Con lágrimas en los ojos, Ana Rosa exige justicia para su hijo Oswaldo, pues asegura que fue asesinado por sus compañeros de la escuela Isidro Fabela, hace dos años y no se ha castigado a los responsables.

La mujer relata que a raíz del caso de bullying ocurrido en Ciudad Victoria, en el que falleció un menor, ella y su esposo decidieron hacer pública su historia.

"Yo tomaba un curso en Toluca cuando llegó mi hermana por mí, me dijo que mi hijo había tenido un accidente y que teníamos que irnos, nadie me habló de su muerte hasta que llegué a la Clínica del ISSEMyM. Mi hijo tenía la cara azul, para mí era claro que algo no estaba bien", dijo Ana Rosa.

Con voz temblorosa dijo que a su hijo "lo mataron", que no le quedaba duda y que en la escuela confabularon para tapar el hecho, pues las investigaciones traerían abajo a la institución y a los maestros.

"Hace casi un año y ocho meses comenzó mi pesadilla, Oswaldo Joaquín Correa Romero, de 11 años de edad fue asesinado por sus compañeros en el baño de la escuela que dirige la profesora Angélica Teresa Barrales Polo, pagando un terrible precio por simplemente ser de reciente ingreso en ese centro educativo, y ese fue mi error, cambiarlo de escuela.

Versiones encontradas

La primera versión se la dio el promotor de Educación Física, Habacuc Trejo Maldonado, quien indicó que Oswaldo pidió permiso para ir al baño en medio de la clase y que un "niño gordito", que no puede identificar, le avisó que estaba desmayado.

Ana indica que un segundo testimonio de la maestra, Norma Montiel, dice que ella había acompañado al niño al baño y que lo esperó "10 minutos en la puerta".

Al niño lo llevaron a una farmacia, ubicada a un lado de la escuela, donde una doctora lo revisó. Días después, declaró al Ministerio Público que al momento de checar a Oswaldo, ya no tenía pulso, que ya nada se podía hacer pues estaba muerto.

Ana Rosa indica que después se lo llevaron en una camioneta a una clínica, pero ya tenía 30 minutos muerto. "Los médicos que lo reciben comentan que murió por asfixia mecánica al ver el color azul de su cara, producto de una cianosis.

La madre declaró que una compañera de Oswaldo, les dijo que a su hijo uno o varios niños los sofocaron y lo escucharon pedir auxilio.

Los padres de Oswaldo presentaron a la Comisión de Derechos Humanos del estado una carta con la descripción de los hechos. Denunciaron que el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM), al cual ella pertenece pues es educadora, le dio la espalda y protegió a los maestros involucrados.

"Un par de abogados se presentó en la clínica del ISSEMyM, preguntan si allí está un niño muerto en una escuela pública. Un familiar nuestro les dice que sí, que la madre del niño 'es esa señora' y sentí el alivio de saberme apoyada por mi sindicato. Poco me duró la sensación porque los abogados dijeron: 'Ah, no. Nosotros venimos a defender a los maestros de la escuela'".