Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Mueren 2 hermanitos por inhalar monóxido

DECESO

MÉXICO, D.F., marzo 14 (EL UNIVERSAL).- Los hermanitos Miguel y Brayan, de 3 y 4 años de edad, quedaron sumidos en un sueño eterno. Sus pequeños y menudos cuerpos sin vida, a causa de la inhalación de humo, yacían en la cama donde momentos antes ambos dormían.

María Páez, madre de los menores, era la única encargada de la manutención de sus hijos, así como del pago de la renta del cuarto que ocupaban, en la colonia Ampliación Santiago Acahuantepec, en Iztapalapa, se dedicaba a realizar trabajos domésticos, para cubrir sus gastos.

Este jueves, alrededor de las cuatro de la tarde, la mujer salió para acudir a un domicilio de la zona. Antes, dejó a los pequeños dormidos y encerrados bajo llave, pues confió en que no tardaría más de una hora.

Mientras los infantes conciliaban el sueño, presuntamente un corto circuito —debido a la mala instalación de luz eléctrica— causó que un montículo de ropa y material de plástico comenzara a incendiarse.

Vecinos de la calle Cerrada de Magnolia, en la citada colonia, se percataron que el humo provenía del inmueble marcado con el número 11; sin embargo, no imaginaron que era del cuarto donde se encontraban los niños.

María regresó una hora y media después, una intensa nube de humo la recibió y enseguida corrió hacia el cuarto donde dejó a los niños, ubicado en el segundo nivel.

Cuando abrió la puerta, la fumarola era aún más intensa. Ella corrió para cargar a sus hijos y sacarlos al patio; allí pidió ayuda a gritos.

Habitantes de la zona dieron aviso a elementos policiacos, al tiempo que ayudaban a la mujer a reanimar a los niños.

Paramédicos llegaron al lugar, pero no pudieron salvar la vida de los hermanos Miguel y Brayan, quienes quedaron profundamente dormidos a causa de la inhalación de monóxido de carbono.

Al sitio acudieron también los bomberos para disipar la humareda y evitar una mayor conflagración.

Los niños fueron subidos a la ambulancia de servicios periciales, la cual se retiró del lugar cuando habitantes le pasaron corriente eléctrica, tras sufrir una falla mecánica.