Niños migrantes, víctimas invisibles

Especialista señala que son el sector más vulnerable que se desplaza por México y Centroamérica hacia Estados Unidos

Por  Gerardo Jimenez

Niños migrantes retenidos en territorio estadounidense(Foto: AFP)

Niños migrantes retenidos en territorio estadounidense | Foto: AFP

Los menores de edad son el sector más vulnerable de la población migrante de México y de Centroamérica, aseguró Gloria Ciria Valdez Gardea. La doctora en Antropología Cultural por la Universidad de Arizona subrayó que en su paso por México sufren todo tipo de adversidades —físicas, psicológicas y médicas— y desatención de las autoridades porque «tanto en nuestro país como en Estados Unidos los sistemas migratorios han sido rebasados desde hace mucho tiempo».

En entrevista para EL DEBATE, explicó que los desplazamientos migratorios han incrementado en los últimos años, pero en mayor medida el de los infantes:

«Han incrementado los estados desde donde parten hacia Estados Unidos. Ha aumentado también el número de migrantes y el género, y son más heterogéneos. También han aumentado las zonas de tránsito y nuevas formas de cruzar, más riesgosas, sobre todo a partir del cierre de las zonas tradicionales de cruce, como Tijuana, San Isidro, Ciudad Juárez y El Paso», explicó.

Asimismo, indicó que, a la par del incremento del flujo migratorio, aumentaron los riesgos para los menores de edad, principalmente por las políticas antimigratorias agresivas de Estados Unidos y la incapacidad de las instituciones mexicanas y norteamericanas en materia de seguridad y derechos humanos:

«En su paso por México, los infantes de este país y de Centroamérica se exponen a muchos riesgos. Son vulnerables a ser cooptados por el crimen organizado, corren el riesgo de ser atacados sexualmente o ser objeto de trata de personas o tráfico de órganos. Su trayecto es riesgoso al trasladarse en la Bestia, son automedicados para que aguanten más o para no dormir, caminan largos tramos. En la frontera norte de México también se exponen a un sinnúmero de peligros, sobre todo los menores no acompañados».

No obstante lo anterior, prácticamente habían sido invisibilizados, teniendo como consecuencia una nula política migratoria con una visión de protección a los infantes, tanto en su integridad como en derechos humanos.

Crisis del sistema en México y en EUA

Cuestionada sobre cómo es posible que en el mayor país receptor de migrantes en el mundo mueran dos menores de enfermedades prácticamente comunes, como el caso de una niña y de un menor guatemaltecos que fenecieron por deshidratación y fiebre, la doctora en Antropología Cultural indicó que, aunque prefiere esperar los resultados científicos de estos dos casos en particular, «es incuestionable que el fenómeno migratorio nos rebasó a todos, pues la situación que se ha estado presentando durante estos meses ha evidenciado que los sistemas de México y Estados Unidos son fallidos». 

Explicó que han detectado que los métodos de retención en ambos países es generalizado, sin protocolos especiales para los menores de edad, ya sea para resguardarlos en mejores condiciones o para brindarles atención médica. Asimismo, denunció que no existen medidas que garanticen sus derechos:

«Cuando los retienen, los mantienen junto con los adultos, sin distinción de ningún tipo. El sistema político y migratorio de Centroamérica y de Norteamérica está fallándole a nuestros niños, y eso, para el futuro de una sociedad, es muy grave», sentenció Valdez Gardea.