Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

No hay justicia para los niños que murieron en la guardería ABC

SONORA

Pancartas e imágenes de las pequeñas víctimas al exterior de la guardería ABC.

Hermosillo, Sonora .- El 5 de junio de 2009 un incendio en la guardería ABC, estancia infantil subrogada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), acabó con la vida de 25 niñas y 24 niños, en tanto que más de 70 quedaron con lesiones internas y externas que les cambiaron la vida.

Han pasado 5 años y los familiares de las todas las víctimas de la tragedia continúan en su exigencia de justicia para las pequeñas y los menores que perdieron la vida y para aquellos que tendrán que vivir con las secuelas el resto de sus días.

Padres y madres de los menores que fallecieron y los heridos en el incendio agrupados en el Movimiento Ciudadano por la Justicia 5 de Junio y Manos Unidas por Nuestros Niños, continúan en la lucha jurídica para que los culpables sean castigados por los hechos.

'Culpables en libertad'. Cerca de 25 personas, entre ellas los propietarios de la guardería, han sido procesados por su presunta responsabilidad en el incendio de la guardería ABC, pero ninguna de ellas se encuentra en prisión.

Presuntos culpables continúan el proceso penal en libertad, al cubrir fianzas para recuperar su libertad, mientras que otros están amparados y a otros se les ha absuelto, como es el caso de los dueños, Marcia Gómez del Campo y Gildardo Urquídez Serrano.

En tanto que los otros socios de la estancia infantil, Sandra Lucía Téllez Nieves y Antonio Salido, continúan el proceso en libertad bajo caución, junto con otras 21 personas que presuntamente tienen culpabilidad en el siniestro.

El asesor legal del Movimiento Ciudadano por la Justicia 5 de Junio, Lorenzo Ramos Félix, reiteró que ninguno de los presuntos culpables que tendrían algún grado de responsabilidad en el incendio de la estancia infantil está preso.

Causa del incendio. El mencionado movimiento ha respaldado la línea de investigación que señala que el incendio de la guardería fue ocasionado por un cortocircuito en un aparato enfriador de aire que había en la bodega contigua al inmueble de la estancia infantil.

Cabe recordar que el fuego inició en una bodega alquilada por la Secretaría de Hacienda del gobierno estatal, en la que se resguardaban documentos y placas de circulación de vehículos, de donde se propagó, a través del techo, hacia la guardería.

Caso abierto. Por su parte, la agrupación Manos Unidas por Nuestros Niños pugnó porque se abriera una nueva línea de investigación para indagar si el incendio había sido provocado y la Procuraduría General de la República (PGR) trabaja en ese sentido desde abril del año pasado.

En ese sentido, la PGR anunció una nueva investigación sobre la tragedia en la guardería ABC, aún no hay resultados concluyentes, pero mantiene la hipótesis de que el incendio fue provocado.

Derivado de las diligencias practicadas, la dependencia no descarta que el siniestro que provocó la muerte de 49 niños el 5 de junio de 2009 en Hermosillo, Sonora, fue intencional para destruir documentos sobre una presunta deuda del gobierno estatal.

Según fuentes ministeriales, la averiguación previa diversa abierta en la zona norte 19/2013, que contempla dicha línea de investigación, continúa a cargo de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la PGR.

El año pasado, Renato Sales, recién nombrado titular de la subprocuraduría, dio a conocer el inicio de una indagación sobre la presunta destrucción de documentos de un fideicomiso de 10 mil millones de pesos, conocido como Sonora Proyecta, que se habría llevado a cabo en la bodega conjunta a la guardería.

Como parte de dicha línea de investigación, que se abrió formalmente el 17 de abril de 2013, se realizó un tercer peritaje para determinar si el incendio de la bodega fue provocado o no.

Los resultados del peritaje aún no son dados a conocer, pero la PGR investiga a los vinculados con el presunto fideicomiso.

Asimismo, se revisó el peritaje privado realizado por David Smith, un especialista en incendios de Estados Unidos, quien determinó que el siniestro sí fue provocado ahí, y no fue causado por el sobrecalentamiento de un cooler o enfriador de aire.