publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

No necesito partido para ser alcalde

NAYARIT

Tepic, Nayarit, (EL UNIVERSAL).- Nunca he necesitado a los partidos, y si antes competí por el Partido Acción Nacional (PAN) era porque la ley no me dejaba hacerlo solo", afirma Hilario Ramírez Layín, tras ganar la elección del 6 de julio y convertirse en el primer candidato independiente que gobernará un municipio de Nayarit.

El alcalde electo de San Blas causó polémica el 7 de junio, cuando en un acto de campaña aceptó que como edil de ese municipio, Blas, entre 2008 y 2011, robó del erario, “pero no’más poquito porque el ayuntamiento está muy pobre"; al día siguiente dijo que todo fue una broma y hoy asegura que la gente la entendió como tal, pues de lo contrario no hubieran votado por él.

"La gente me conoce rebien, saben que fue una broma, así soy yo (...) El pueblo sabe que nunca le he robado a nadie y que vivo de mi propio trabajo, eso todos lo saben, y no se equivocaron al votar por mí", asegura.

Tras esas declaraciones, que podrían haberse considerado una confesión de parte, en Nayarit nadie se inmutó; en el Instituto Estatal Electoral (IEEN) no se lo tomaron en serio y a quien se le preguntaba al respecto decía que así era Layín y que lo hacía para llamar la atención. Ni en la Fiscalía del estado ni en el Órgano de Fiscalización Superior se abrió alguna investigación al respecto.

Aunque sostiene que no es político, sino gente del pueblo, en campaña hizo las clásicas promesas: "ahora voy a cumplir mis compromisos de campaña y voy transformar el municipio, le voy a ayudar a los niños, a los jóvenes, a las mujeres, a la campesinada, a los pescadores, a los jóvenes de la tercera edad" (sic).

¿Pero cómo le va a hacer, si el ayuntamiento está muy pobre?

-Tocando puertas, le voy a pedir al gobierno del estado y al gobierno federal.

Afirma que después de tomar posesión por segunda vez en el cargo, el próximo 17 de septiembre, su primer acto de gobierno será "desbaratar" el bulevar y el muelle de San Blas para construir uno más bonito y atraer al turismo. "El que está, se ve muy feo y es la carta de presentación de San Blas", expresa.

¿Y ya habló con el mandatario estatal o con alguien del gobierno federal para gestionar recursos?

-Ya hablé con (Roberto) Sandoval, es buen elemento, él me echó la mano.

¿Lo apoyó durante la campaña?

-Me dio apoyo moral, es mi amigo, lo conozco desde hace algún tiempo.

Layín es conocido por dadivoso, por darle dinero a la gente, y muchos consideran que esa es una de las causas por las que es aceptado; como anécdota, en el IEEN cuentan que previo a la campaña, al registrarse como candidato, preguntó si le dejarían regalar lavadoras y refrigeradores como parte de su propaganda.

El día en que confesó haber robado dinero del municipio también se justificó: "Que le robé a la presidencia (municipal), sí le robé, sí le robé, pero poquito porque está bien pobre. Le di una rasuradita... pero lo que me robaba con una mano, se lo daba a los pobres con la otra", dijo en aquel mitin.

-¿Y le regaló dinero a la gente en esta campaña?

-A mí me gusta ayudar y apoyar a la [gente] que no tiene, porque hay quien [no tiene] ni para un plato de comer.

¿Lo hace con su dinero?

-¡Claro! Siempre es con mi dinero; yo soy comerciante.

¿Y ahora que será alcalde los ayudará con dinero de su bolsa o del ayuntamiento?

-El dinero del ayuntamiento es del pueblo... yo ayudo porque me gusta y lo hago con mi dinero.

Layín habla golpeado, seco, sin reveses, y quienes lo conocen lo describen con anécdotas, como cuando tomó posesión como alcalde en 2008 y llegó montado en un pura sangre valuado -dice- en más de 250 mil dólares.

Afirma que toda su campaña la financió él y que le costó mucho, por lo que de aquí al 17 de septiembre se dedicará a su rutina cotidiana, como comerciante, para poner al corriente a sus empresas, pues no rinden igual cuando él no está.

¿Y cómo le va a hacer cuando sea alcalde? ¿Podrá cuidar sus empresas y gobernar?

-Yo digo que si el presidente (Enrique Peña Nieto) puede con 120 millones de cabrones que no pueda yo con menos.

La tarde del 7 de julio, tras la elección, Layín llegó a la capital nayarita para atender "unos asuntos" en el IEEN, se paseó por la plaza principal y la gente se le acercaba para saludarlo; él sacó un fajo de billetes y repartió los de 20, los de 50 y de 100 pesos. La respuesta de muchos fue casi obvia: necesitamos un candidato como tú para gobernador.

-Y tras lograr ser alcalde otra vez, ¿qué sigue en su carrera política?

-Primero voy a cumplirle a todos los sanblasenses y luego a ver qué dice Dios...

Este comerciante que dice vender más de 50 tráileres mensuales de mangos a diversas empresas, reitera la invitación a la fiesta que prometió el día que confesó (o bromeó) haber robado: "los espero el 22 de febrero en mi pueblo natal, Huaristemba, para mi fiesta de cumpleaños; habrá mucha cerveza y estará la banda El Recodo".