Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Otro indigente es prendido en fuego en Veracruz

El hombre de 74 años sufrió graves quemaduras en la cabeza y tórax tras ser bañado en thinner y lanzarle un cerillo

Foto Ilustrativa AFP

Veracruz.- A menos de 10 días de que un indigente muriera debido a las quemaduras que sufrió al ser rociado de gasolina y prendido con un cerillo en Minatitlán, la mañana de este miércoles otro hecho similar e indignante ocurrió en el municipio de Ciudad Isla.

El medio informativo Excélsior dio a conocer que en el lugar antes mencionado un sujeto desconocido roció con thinner a un indigente y le prendió fuego, lo que provocó que el hombre de 74 años sufrió quemaduras en la cabeza y tórax.

Lo anterior ocurrió en la calle 16 de Septiembre, del municipio antes mencionado, lugar al que llegaron paramédicos y llevaron al agredido al hospital civil de Ciudad Isla, lugar en donde es atendido de las graves lesiones que sufrió tras ser prendido en fuego.

Según menciona Excélsior, José Luis “N”, se encontraba en la banqueta de la 16 de Septiembre cuando un sujeto se aceró y lo roció con el líquido inflamable para luego lanzarle un cerillo.

Las quemaduras que sufrió el hombre sin techo son de gravedad, por lo que los pronósticos sobre su salud dudosos.

Al parecer, sin remordimiento le arrojó el cerillo después de bañarlo de gasolina. Foto: Pixabay

En el caso anterior, que ocurrió en la ciudad petrolera de Minanitlán, el infortunado no tuvo suerte y murió a las pocas horas del ataque.

Los testigos señalan que un sujeto se acercó al hombre sin techo que dormía a las afueras del mercado municipal, le rocío gasolina y luego le aventó un cerillo encendido.

Automovilistas que transitaban por el lugar, auxiliaron al hombre apagando el fuego y llamando a los servicios de emergencia.

La víctima presentó quemaduras de segundo y tercer grado, por lo que fue internado en el Hospital Civil de la localidad.

Decenas de personas reprobaron el hecho en redes sociales y exigieron a las autoridades dar con el paradero del agresor, pues describieron al indigente como una persona que no daba problemas.