Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Por homicidio, indagan a funcionaria de Boca del Río

XALAPA

El Ministerio Público puso a disposición de un juez a la columnista del periódico Notiver y funcionaria del ayuntamiento de Boca del Río, María Josefina Gamboa Torales, como probable responsable del delito de homicidio culposo, ilícito que alcanza una pena de seis años de prisión sin derecho a fianza.

El procurador de Justicia estatal, Luis Ángel Bravo, informó que se encontraron todos los elementos para considerar que la directora del Instituto de la Mujer de Boca del Río atropelló y mató el pasado 12 de julio a un joven de 30 años con los agravantes de la ley.

En conferencia, aseguró que quedó demostrado que conducía a exceso de velocidad al momento del accidente ocurrido la madrugada del sábado y, según el certificado forense, en estado de ebriedad, por lo cual se ejerció acción penal en su contra y se puso a disposición del Juez Quinto de Primera Instancia del distrito judicial de Veracruz.

El fiscal afirmó que la investigación también se amplió a funcionarios de la Dirección de Tránsito Municipal de Boca del Río, quienes modificaron los exámenes de toxicología y retardaron la puesta ante el Ministerio Público de su compañera de trabajo.

Acusó que no obstante la cercanía del lugar del accidente con las oficinas de Tránsito Municipal, y de estas con la agencia del Ministerio Público, la probable responsable fue puesta a disposición de la autoridad indagadora más de cinco horas después de ocurrido el hecho.

Una vez a disposición del Ministerio Público —reveló— Gamboa Torales se negó tajantemente y en todo momento a someterse a los estudios de alcoholemia y toxicología para confrontar el resultado del certificado expedido por la autoridad municipal de tránsito.

Denuncia anomalías

Gamboa Torales denunció en un texto difundido por Notiver, que para determinar que había consumido alcohol, un médico de la Procuraduría de Justicia del Estado sólo "olió" alcohol sin ninguna prueba pericial y además esto ocurrió ocho horas después de su detención.

Indicó que horas antes que la pusieran a disposición de un juez, estaba incomunicada y que se le negaba que fuera trasladada a un hospital para ser atendida por los cristales que aún tiene en su cuerpo.