Reportear con su hijo en la espalda

La historia de la fotoperiodista Rosa Eugenia Linares Morán y su hijo con Jesús Daniel, que sufre epilepsia y parálisis cerebral

Por  El Debate

Foto: Change.org

Foto: Change.org

Muchos la han visto con el niño en la espalda. Va por las calles tomando fotografías, documentando, siempre con el niño a cuestas. Sus colegas la conocen, es la Yuyis. Así, Yuyis de cariño.

Se llama Rosa Eugenia Linares Morán, tiene 45 años y es periodista. Además, es la protagonista de una historia de vida adversa, bordada de tristezas y de carencias, pero que ella asume con dignidad. A pesar de no tener un trabajo fijo, día a día sale en busca de información, de la noticia, y lo hace llevando amarrado a su pequeño Jesús Daniel en la espalda. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Lo carga porque lo quiere y es necesario, es mamá soltera y no cuenta con nadie, Daniel, tiene apenas 3 años, sufre de epilepsia y parálisis cerebral. Depende de su madre, su camino son los pasos de ella, y ella avanza en dónde percibe que hay noticia.

¿Qué harías si estuvieras en el lugar de Yuyis?

Según un reportaje publicado por Máximo Cerdio en conurbados.com, el gremio periodístico lo sabe y reconocen su labor, es su compañera, han ido juntos a reportear marchas, manifestaciones, cosas buenas y cosas malas, en la noche, en el día, en el rayo de un sol abrazador. Cómo no la van a conocer si la Yuyis lleva más de 15 años ejerciendo la labor periodística para distintos medios.

Gana para malcomer viviendo en una casa prestada, que bueno, no paga renta, no paga por el cuarto en obra negra que ella le enseña a Jesús Daniel que es su hogar; sobrevive con 1700 pesos a la quincena, colabora con dos reporteros, ese salario se lo gana 'correteando' 4 notas diarias, con una cámara vieja y con Jesús Daniel afianzado en el lomo, con sus piernas 'entubadas' ortopédicamente clavándoselas en las costillas, Daniel no tiene un total control muscular se le va de lado, ella se sacude y lo acomoda. Esa es la vida de Rosa.

Rosy tuvo una vida antes de Jesús Daniel, fue ama de casa, tuvo dos hijos. Del esposo se separó y sus hijos mayores hicieron su vida aparte. Además fue también secretaria, sólo estudió hasta la secundaria, pero como reportera ha demostrado que es capaz, estuvo en el área de comunicación de la Presidencia Municipal de Cuautla. Rosa se mantiene apacible, estoica, humilde, ni se cree, ni compadece, la vida tiene sus altas y sus bajas así lo ve ella.

Sobrevive con 1700 pesos a la quincena /Foto: Moreloshabla.com

LA NEGLIGENCIA 
Rosy recuerda como todas las madres el día en que nació Jesús Daniel, sin embargo, ese día trae consigo una duda que arrastra cada vez que le ve, relata que después del parto extenuada pr el cansancio se desmayó pero antes de hacerlo escuchó como algo golpeaba en el piso. Pese a que las enfermeras lo negaron, hasta la fecha vive con la zozobra de si lo que cayó al suelo fue su hijo. 

La historia no termina ahí, a los días ne nacido el niño enfermó y cuando acude a solicitar auxilio en el Hospital General de Cuautla, le dijeron que volviera al día siguiente. Ante la negativa y al ver la gravedad del pequeño se lanzó con una doctora de Yautepec, que inmediántamente la atiende y le ordena hacer análisis al Jesús Daniel. Ese día vuelve al Hospita de Cuautla con los estudios en la mano, y el personal le informa que no son válidos, pues la atención y los análisis debieron de proceder en el mismo hospital. 

La fotoreportera con su hijo / Foto: 24 Horas

Con desespero, coraje e impotencia Rosa fue testigo de como la impasibilidad de los doctores y enfermeras repercutieron en la atención de su hijo, que sufrió un paro de 20 minutos y no fue bien atendido. Entre disculpas, e indiferencia Rosa fue llevada de un lado a otro.

Primero le dijeron que el niño estaba dormido, luego que había sido un berrinche, luego lo estaban reviviendo. Para luego recibir las palabras de 'apoyo' de una doctora: Señora si es católica póngase a rezar que el niño no sobrevivirá más de 72 horas"

Jesús Daniel sobrevivió. Y al darlo de alta fue diagnosticado con epilepsia y discapacidad motriz.

Al tiempo fue despedida del DIF municipal. Sin sostén y con los gastos de la enfermedad de su hijo, Rosa sostenía firmemente que ella vivía el presente sin pensar en el mañana. No tiene caso los mayores golpes ya estaban dados.

LA AYUDA
Fueron sus compañeros los que dieron a conocer su historia a través de las redes sociales. Pedían ayuda en Change.org, y proporcionaban un número de cuenta para depositarle a Rosa.

Se unieron para apoyar a Yuyis y su hijo en Change.org 

Circuló por Facebook, Instagram y Twitter, fotografías de Rosa reporteando con Jesús Daniel, videos en YouTube, toda una campaña para pedir ayuda. 

LO CONSIGUIERON

El 5 de mayo de este año Rosa Eugenia recibió una llamada, era de parte del gobernador de Morelos, Graco Ramírez, le solicitaban que se incorporara a Comunicación Social del Gobierno de Estado.

Ahora Rosa cubre la zona Oriente de Morelos, y está en espera de los seis meses para regularizarse en nómina. Sigue cargando a Jesús Daniel, entre sus metas próximas está conseguir una cita Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía en la Ciudad de México.

 

Con información de 24 Horas y Conurbados.com 

  • yuyis
  • Rosa Eugenia Linares Morán
  • reportera
  • periodista
  • espalda
  • paralisis
  • hijo
  • morelos

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo