Revelan nuevos datos sobre la materia oscura

Estos hallazgos son presentados por el equipo de especialistas de la UNAM en un artículo publicado en la revista "Science"

Por  El Universal

Geminga y Mongem son pulsares con una nube de gas que han sido estudiados por los especialistas con el Observatorio HAWC, en el volcán Sierra Negra en Puebla. Foto: UNAM.

Geminga y Mongem son pulsares con una nube de gas que han sido estudiados por los especialistas con el Observatorio HAWC, en el volcán Sierra Negra en Puebla. Foto: UNAM.

El estudio de dos pulsares, ubicados a 800 años luz de la Tierra y de unos 100 millones de años, con el Observatorio de Rayos Gamma HAWC (High Altitude Water Cherenkov) ha ofrecido luz a uno de los principales enigmas en el estudio de partículas y sus contrapartes, las antipartículas que llegan a nuestro planeta.

En conferencia de prensa realizada hoy en el Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Magdalena González Sánchez, responsable del Laboratorio Nacional HAWC de Rayos Gamma, explicó que desde hace tiempo se encontró que una gran cantidad de positrones (antipartícula del electrón) que llegan a la Tierra se había sugerido que los pulsares o estrellas de neutrones podrían ser una de sus principales fuentes.

Desde hace tiempo, añadió la especialista, ha estudiado a los pulsares y con instrumentos como HAWC, se comienza a revisar sus emisiones en altas energías, pero, según los análisis realizados desde el volcán Sierra Negra, en Puebla, revelaron que éstas estrellas no serían las principales responsables de la llegada de positrones a nuestro planeta.

Foto: publicdomainpictures
Foto: publicdomainpictures

Por otra parte, se sabe que los positrones se producen en el Cosmos gracias a la interacción entre los rayos cósmicos (núcleos atómicos) y gas interestelar cerca de nuestro Sistema Solar. Su problema es que pierden su energía muy rápido y para estudiarlo es necesario que la fuente esté relativamente cerca de nosotros.

En este caso, los pulsares emiten electrones y positrones, que al chocar con el medio circundante da origen a los rayos gamma de alta energía que detecta HAWC.

Específicamente, los científicos mexicanos revisaron los pulsares Geminga y Monogem, a 800 años luz de nosotros en la constelación de Géminis, y recientemente descubrieron en la supernova del Cangrejo uno nuevo que ha sido llamado HAWC J0543+0233, el cual se encuentra un poco más lejos.

“Los rayos gamma que estudiamos corresponden directamente con los emitidos por estos pulsares. Éstos, en específico, la maravilla que tienen es que están suficientemente cerca de nosotros para tener un impacto en esta área de la ciencia".

“El problema con el positrón es que pierde su energía muy rápido, para que llegue a la Tierra tiene que haberse originado cerca y eso hace a estos pulsares tan relevantes. Otros que están más lejos aunque emiten positrones no llegan al planeta”, aclaró la investigadora de la UNAM, institución que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

Pero el análisis de los datos reveló que el número de positrones que llegan a la Tierra de estos objetos es demasiado pequeño para explicar el exceso observado, por lo que surgen nuevas teorías sobre cuál puede ser el origen de estas partículas.

“Lo interesante es que otra de las teorías que explicaban el exceso de estas partículas es la materia oscura, esa materia que forma el 27 por ciento del Universo y que desconocemos. Seguimos buscando qué partículas la forman y sus propiedades, por lo que una se cree que la interacción de las partículas (electrón) y las antipartículas (positrón) producen rayo gamma”, aclaró González Sánchez.

Otra teoría sugiere que cerca de la Tierra podría existir otro objeto o astro que produjera rayos gamma a partir de la aniquilación de materia oscura, pero en este momento no se sabe si esta puede ser la explicación.

Estos hallazgos son presentados por el equipo de especialistas en un artículo publicado en la revista Science.

TE PODRÍA INTERESAR

Los planetas serán consumidos cuando envejezca el Sol

Reino Unido.- Pasarán más de cinco mil años para que el Sol se convierta en un gigante rojo que en el proceso de envejecimiento consumirá la mayor parte de los planetas que integran el sistema solar.

Un grupo de astrónomos ingleses  dirigido por Chalmers University of Technology  publicó un estudio el pasado 30 de octubre en la página oficial, basada en imágenes que fueron captadas por un radiotelescopio llamado ALMA  (Atacama Large Millimeter / submillimeter Array), ubicado en Atacama, Chile, que muestra a los científicos por primera vez cada detalle sobre la superficie de una estrella que "se hace vieja" con la misma masa que el Sol.

Los planetas en el sistema solar.(Foto:Twitter).

Los estudiosos del tema abundan en la información y aseguran que cuando se llegue ese momento el Sol lanzará emisiones radiactivas y gravitacionales en los cuerpos celestes exteriores.

Mediante ALMA ya lograron observar a una estrella roja que aseguran tuvo una misma masa que el Sol, pero que cuando llega a envejecer comienza a hincharse, asegura la publicación Nature.

Añaden los científicos que el radio de esta estrella supera hasta un doble de la distancia entre el Sol y la Tierra, que de acuerdo a lo proyectado seguramente pasará en un futuro.

Mencionó que ha sido conocida como W Hydrae, a unos 320 años luz de distancia, la cual se encuentra ubicada en la constelación de Hydra.

Los astrónomo estudiaron las imágenes que logró ALMA de una estrella similar al Sol, que se caracteriza por expandirse en un proceso de envejecimiento, que se desprende de su masa y al enfriarse en un 50%, mencionan los científico que si los planetas en su órbita no fueron devorados, se convertirán en lugares extremadamente fríos.

Para los estudiosos,  aseguran que no todo se ve negativo, porque "en este tipo de cuerpos también desprende materiales que podrían ser fundamentales para que otros mundos y lunas se vuelvan habitables".

En un artículo amplio, se concluye que se llevarán muchos años para conocer el rol que jugarán en la formación y desarrollo de un nuevo sistema planetario.

OTRA INFORMACIÓN: Júpiter y Venus se alinearán antes de la salida del Sol

Foto: NASA.

México.- l Lunes 13 de Noviembre tomarán protagonismo dos planetas justo antes de la salida del Sol: Venus y Júpiter  Este fenómeno consiste en que estos planetas se alinearán, es decir, que estarán en la misma coordenada de ascensión recta, y brillarán juntos en el cielo.

Este lunes 13 de noviembre justo antes de la salida del Sol estos dos planetas Venus y Júpiter brillarán durante la alineación. Estarán en la misma coordenada de ascención recta.

Esta situación se da cuando dos planetas comparten la misma ascensión recta, según la longitud este-oeste en el cielo, desde un observador desde la Tierra. Así Venus y Júpiter se encontrarán en la misma coordenada de ascensión recta.

Foto NASA.

Con un buen ocular o telescopio podrá observarse mejor a estos dos puntos brillantes en su conjunción, la cual se dio por última vez en agosto del 2016. En aquella ocasión estuvieron cuatro veces más cerca que ahora.

Esta situación se da cuando dos planetas comparten la misma ascensión recta, según la longitud este-oeste en el cielo, desde un observador desde la Tierra. Así Venus y Júpiter se encontrarán en la misma coordenada de ascensión recta.

Con un buen ocular o telescopio podrá observarse mejor a estos dos puntos brillantes en su conjunción, la cual se dio por última vez en agosto del 2016. En aquella ocasión estuvieron cuatro veces más cerca que ahora.

A partir del lunes, los dos brillantes planetas se irán alejando. Mientras Júpiter será cada vez visible en mejores condiciones en el cielo, Venus se dirigirá hacia su conjunción con el Sol, y dejará de ser visible durante unas semanas para pasar a ser el protagonista del cielo del atardecer a partir de febrero próximo.

TE PUEDE INTERESAR: El Sol pierde sus manchas; se avecina un nuevo ciclo

Las manchas en el Sol -la principal característica del nivel de la actividad solar- ha disminuido "rápidamente a cero".

Los científicos del Laboratorio de Rayos X del sol, el cual pertenece al Instituto Físico Lébedev de la Academia de Ciencias de Rusia, señalaron que la cara del sol que actualmente está orientada hacia la Tierra no presenta mancha alguna.

"Es difícil decir si hay manchas ahora en la otra parte del Sol, pero, según las fotos de hace dos semanas, cuando esta cara se orientaba hacia la Tierra, tampoco hay manchas allí", señalaron los científicos.

Además, agregaron que, tal como era concebida antes del siglo XVII,  nuestra estrella "está muy cerca exteriormente de ser ese objeto ideal, sin ningún defecto".

Por medio de estas manchas solares se ha medido, principalmente, los ciclos solares a lo largo de 270 años. Cada 11 años éstas llegan a su punto máximo; por el contrario, entre estos picos disminuyen hasta el llamado "mínimo solar". Durante casi dos siglos estos cambios fueron incomprensibles para los científicos, pero, a mediados del siglo XX, determinaron que cada 11 años cambia el campo magnético del sol.

Foto: NASA.

De acuerdo con los expertos rusos, nuestra estrella "se dirige inevitablemente a su próximo mínimo, al cual llegará entre finales del 2018 y la primera mitad del 2019. En esta fase es cuando desaparecen los grupos complejos de manchas y llamaradas -lo cual, según los astrónomos, "parece que ya sucedió"-.

Posteriormente, comienzan a aflorar nuevos flujos del campo magnético en la corona estelar; luego surgen las primeras manchas y, así, comienza el nuevo ciclo solar de 11 años.

El Sol está entrando, entonces, a una fase en la que pueden aparecer unas cuantas manchas e incluso destellos débiles por poco tiempo. No obstante, el Laboratorio de Rayos X del Sol señaló que se trata de llamaradas recientes de actividad que se desvanecen y que la completa desaparición de las manchas ocurrirá dentro de dos o tres meses.

  • science
  • materia oscura
  • estudio
  • hallazgo
  • especialistas

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo