Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sacerdote abusaba de niñitas en plena iglesia

Sin una gota de pudor, abusaba de las pequeñas frente a las estatuas de Dios

El sacerdote en cuestión. Foto: Twitter

Irapuato, Guanajuato.- Un sacerdote fue detenido por la Policía Ministerial del Estado, tras haber violado a una menor de 15 años de edad en un colegio de monjas, en Irapuato. Se trata de Jorge Raúl Villegas Chávez, quien fungió como vocero de la Arquidiócesis de León, en el año 2012.

La denuncia la dio a conocer Norma Nolasco, representante legal del ‘Grupo Unido de Madres Solteras’ en Guanajuato quien confirmó que el sacerdote fue suspendido en ese mismo año (2012), luego de la visita de Benedicto XVI a México, cuando una mujer le reclamó la paternidad de una menor de 9 años, y tras realizarle las pruebas necesarias se pudo confirmar que era su hija.

Así pasó

El sacerdote desapareció de la escena pública hasta que el pasado lunes fue detenido por la Policía Ministerial, luego de que la madre de una menor de 15 años de edad, interpusiera una denuncia penal en contra del religioso tras enterarse que éste la había abusado sexualmente.

La mujer denuncio que se percató de lo que estaba ocurriendo luego de que fue testigo de cómo el sacerdote le tocaba una pierna a la niña durante una reunión del colegio.  Dijo que a raíz de este hecho decidió preguntarle a su hija lo que estaba pasando, quien le confirmó el abuso.

“El sacerdote le agarra la pierna a la niña, la niña se pone incómoda, la mamá al ver esta reacción platica con la niña, ya la niña le dice lo que pasa, y le dice que lleva tres meses que la está violando cada viernes que acudía a confesarse; acaba de cumplir 15 años en enero”, dijo Nolasco.

Jorge Raúl Villegas Chávez fue vocero de la Arquidiócesis de León, hasta que fue demandado por una mujer para que proporcionara pensión alimenticia para una hija que procreó con ella.

A partir de entonces fue removido de su cargo y se trasladó a Irapuato, donde siguió ejerciendo el ministerio en la localidad, y acudía a confesar a las alumnas del colegio de monjas privado.

El sacerdote quedó a disposición del Juzgado Regional de Oralidad, por el mencionado crimen.