Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sin casa ni dictamen tras el paso de "Manuel"

MÉXICO

Chilpancingo, Gro.- La calle Panamá de la colonia Rosario Ibarra —como la mayoría en este populoso lugar encaramado en un cerro desde el que la vista domina el sur de Chilpancingo— es una vía intransitable, escabrosa; es un retazo de cerro que se niega a quedar sepultado bajo el concreto, aún a seis meses del paso de la tormenta tropical Manuel por Guerrero.

Igual que la Rosario Ibarra hay familias en otras cuatro colonias más en la capital guerrerense, que a medio año de que las lluvias torrenciales se llevaron total o parcialmente sus viviendas no han sido apoyadas por ninguna dependencia de los tres órdenes de gobierno; a algunos les han prometido que serán reubicados, les han mostrado terrenos, pero no más.

El Centro Nacional de Prevención de Desastre (Cenapred), igual que en Villas del Parador, fraccionamiento Río Azul, Villas Magisteriales, Villas Vicente Guerrero y la colonia comunidad indígena Emperador Cuauhtémoc, exigió a las autoridades desalojar y poner a salvo a las familias en riesgo, desde el 22 de septiembre de 2013, pero únicamente con dictámenes elaborados por observación, porque las autoridades durante este tiempo han dicho a la gente que no pasa nada. La mayoría de las familias determinaron no irse de sus casas.

En la calle Panamá, lote 10, manzana 12 de la Rosario Ibarra tiene su casa la familia de doña Hilda Morales Pano, desde hace 10 años. El terreno de 120 metros cuadrados lo compraron "con sacrificios", pero tres días después de las lluvias de Manuel, el 18 de septiembre, tuvieron que salirse porque la construcción se quebró a causa de los hundimientos de tierra ocasionados por el reblandecimiento del suelo.

Desde ese mes tiene que pagar al mes una renta de mil 500 pesos, que algunas veces no puede juntar e igual que las familias de las otras colonias, ni Sedatu ni la Sedesol, "mucho menos" el ayuntamiento, les han dicho con claridad dónde estarán sus nuevas casas.

Regresan ante falta de dinero

Pese a que el Cenapred declaró a esas colonias como de alto riesgo, algunas familias que se fueron durante algunos meses, han tenido que regresar porque no les alcanza para pagar una renta.

Hilda Morales, quien se convirtió en la presidenta del Comité de Damnificados de esa colonia, que tan sólo en su parte A, porque son dos, hay 50 familias afectadas, cuenta a El Universal que va por lo menos una vez a la semana a platicar con personal de Sedatu, y casi siempre la atiende un representante de la dependencia, David Lobato Alarcón, o ingenieros de obra. Le dicen que ya habrá un terreno, "pero como somos tantos, no nos dicen cuándo ni dónde".

Sabe que al sur de la ciudad hay un terreno cercano a la plaza comercial más grande de Chilpancingo, el cual está destinado para familias damnificadas, incluso el alcalde Mario Moreno Arcos les ha dicho que sí se les ayudará, pero que tengan paciencia.

"Nosotros no queremos perder la fe en las autoridades, pero desde que nos censaron no hemos recibido un centavo, ni un apoyo, nada. Doy muchas vueltas para tener un dictamen de daños por parte de Protección Civil y ni eso".

En su casa hay una grieta que entra por el piso de la habitación más cercana a la calle, y la atraviesa en diagonal hacia el centro; justo en medio de lo que fue el comedor, se levanta un montículo semejante a una loma. La fisura continúa arrastrándose por la sala y sigue hasta la pared del fondo de la cocina, hasta el límite del terreno.

Israel Castrejón, investigador de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), dice que en la colonia Rosario Ibarra hay una falla geológica. Después del huracán, acudió con otros geólogos a esa colonia y a otras consideradas de alto riesgo, pero su estudio sólo fue visual, porque en la institución no hay aparatos para hacer investigaciones a profundidad.

El caso de los vecinos de Villas del Parador es similar, donde durante la contingencia se dañaron alrededor de 100 casas de las 270 que hay en el fraccionamiento, sobre todo la hilera de las casas verde olivo que están pegadas a la falda de un cerro. Los vecinos dicen que el gobierno ha cumplido en un 40%.

Las cinco casas más dañadas de esa hilera son la 28 y 30, que pertenecen a Katia Pérez Vázquez y a Rud Mendoza Damacio, respectivamente; también la 66, 64, y 62, de Manuel Serrano, Kenya Arcos y Natividad García, cuya ubicación cercana al cerro pone en riesgo a las construcciones, aunque hasta el momento, aceptaron los dueños, no tienen afectaciones.

Ese fraccionamiento desde su construcción en 2004, tuvo varios problemas que aumentaron durante la contingencia pasada, según han declarado ingenieros y arquitectos. Los vecinos dicen que el gobierno cumplió con la colocación de un muro de contención al cerro, pero aún no se realizan los estudios de "radar" que les indicarían si sus casas serán habitables los próximos años; tampoco hay dictámenes de Protección Civil donde les digan que no corren riesgo para estar allí, pues "finalmente estamos en un cerro", comenta una vecina.

Todas esas colonias que el Cenapred recomendó desalojar siguen con problemas, así Río Azul. Los vecinos temen por su patrimonio que en el caso de las casas de un piso les costó aproximadamente 400 mil pesos más los intereses y en el caso de las de más metros hasta 800 mil pesos con intereses, lo cual perderían si resultara que las casas están en un mal terreno.

Además de la corrupción que han detectado por parte de la sección 14 del SNTE, en Río Azul Villas del Parador, Villas Magisteriales y Villas Vicente Guerrero los vecinos están preocupados, "porque otras lluvias y no la contamos". Pidieron verdadera ayuda a las autoridades, porque han dado muchas vueltas. Además aunque si ha habido reuniones con algunas dependencias, no hay nada claro a la fecha.

Reclaman apoyo a escuelas

La titular de la Secretaría de Educación de Guerrero, Silvia Romero Suárez, pidió una explicación al gobierno federal, del por qué no han liberado un total de 2 mil millones de pesos, que el presidente Enrique Peña Nieto autorizó para la reconstrucción de mil 232 escuelas, afectadas por el huracán Manuel.