Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Tras la visita de "cortesía" del crimen se debe pagar cuota

MICHOACÁN

Apatzingán, Michoacán.- La orden fue precisa: "Que cierren los comercios, sólo tortillerías y panaderías pueden permanecer abiertas". Minutos después, personas a pie y en motonetas, comenzaron a dar a viso a los comercios de la cabecera municipal y de las colonias aledañas. Aquellos establecimientos que se negaron a suspender actividades fueron incendiados ante la vista de fuerzas federales y municipales. Este fue el accionar del crimen organizado el pasado viernes en el municipio de Apatzingán, en contra de los comerciantes, quienes son obligados a pagar "cuotas" desde hace varios años.

Para ellos, el temor inicia con la visita de "cortesía" de integrantes del crimen organizado a través de un mensaje que es dado al dueño o al encargado: "Se debe de pagar una cuota a cambio de protección". Los pagos de cada puesto ambulante o establecido, dependen de las ganancias que generen. El único pago fijo es para las tortillerías, quienes deben entregar 200 pesos por cada máquina para hacer tortillas que tengan.

Las visitas y cobros son realizados por los chicleros, quienes también, se encargan de informar sobre los movimientos que realizan las autoridades. Además del pago, los dueños o los encargados son obligados a participar en manifestaciones. Este modo de operar fue el mismo que se realizó la semana pasada, para oponerse al ingreso de las autodefensas.

También, este lunes, los dueños de las tortillerías, fueron obligados a cerrar sus comercios momentáneamente para participar en una manifestación, que después se canceló.

Aunque la cabecera municipal se encuentra tomada por el gobierno federal, esto no genera confianza para que los comerciantes tengan la certeza de abrir sus locales, ya que temen a que el crimen organizado queme su fuente de ingresos o tome represalias en contra de ellos, una vez que las fuerzas federales salgan de la cabecera.

La incursión de las fuerzas federales en el municipio, no es la primera que se realiza. Hace tres años, Apatzingán fue tomada por cientos de policías y soldados, para enfrentar al crimen organizado que opera en Tierra Caliente.

La incursión fue coronada por las autoridades con la supuesta muerte de Nazario Moreno, quien es plenamente identificado por los habitantes, al ser obligados a colocar una imagen de él, como si fuera un santo.