Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Un radio permitió ubicar el paradero de "El Chayo"

CAPTURA EL CHAYO

MÉXICO, D.F., marzo 11 (EL UNIVERSAL).- Las 48 horas previas a la caída del líder de "Los Caballeros Templarios", Nazario Moreno González, alias "El Chayo", fueron clave.

Un grupo de élite de la Marina logró incautar un equipo de radiocomunicación del cártel, que les dio acceso a las frecuencias que en ese momento utilizaba el ideólogo de la organización; sólo era cuestión de tiempo tener su ubicación exacta. El sábado el propio cabecilla reveló dónde estaría, y fueron por él.

Autoridades federales detallaron así las tareas de inteligencia que permitieron diseñar el operativo para intentar detener al hombre que se autodenominaba "El más loco", quien al final se resistió a ser detenido y fue abatido por elementos de la Secretaría de Marina y del Ejército, que lo cercaron.

Las fuentes consultadas indicaron que hace más de un mes se contaron con pistas concretas de que "El Chayo" no estaba muerto —a pesar de la existencia de la versión oficial de que el 9 de diciembre de 2010 había sido abatido—.

Aunque ya existían diversos testimonios de que estaba vivo y operaba desde la zona serrana, la inteligencia naval trabajó para obtener datos fidedignos sobre las operaciones del líder templario, que aprovechó durante tres años el mito de su deceso para seguir con sus actividades de adoctrinamiento y para articular actividades criminales de la organización.

El 7 de febrero, la Marina capturó en Apatzingán a uno de los jefes de seguridad de Moreno González. Las declaraciones de este sujeto, ya no dejaron lugar a dudas de que "El Chayo" estaba vivo; el testigo alertó que su jefe manejaba un bajo perfil desde que se inició el despliegue de fuerzas federales en enero en Michoacán. El cabecilla se desplazaba con mínima seguridad por Tierra Caliente.

Con los datos obtenidos, detallaron las autoridades, el cerco se estrechó en Apatzingán, Aguililla y Tumbiscatío, entre otras zonas de la entidad, pues la detención de otros templarios permitió establecer la forma en que se estaba movilizando "El Chayo" y su gente.

El golpe crucial se dio el viernes 7 de marzo. Ese día en la zona de Aguililla los elementos de la Marina capturaron a una célula templaria en la que lograron incautar equipo de comunicación, entre el que estaba un radio de frecuencia normal, "sin mayor sofisticación", que era utilizado por el círculo cercano a Moreno González para mantenerse informados de la movilización de las fuerzas federales en la zona y reportar al jefe.

Fueron horas clave, se tuvo que mantener un gran hermetismo sobre el hecho de que el equipo cayó en poder de las autoridades, ya que el radio estaba configurado con los canales y frecuencias que estaba utilizando Nazario para informarse dónde estaban los federales, mismas que cambiaba cada dos o tres días por protocolo.

Los elementos de inteligencia lograron interceptar la comunicación y aguardaron hasta que escucharon que "El Chayo" se desplazaría a una casa de seguridad en Tumbiscatío, pues el 8 de marzo le ofrecerían una cena por su cumpleaños 44; ahí fue revelada su ubicación.