Van 91 muertos por explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo

Aún faltan que sean reconocidos 58 cuerpos de los que fueron encontrados en el lugar de la explosión 

Por  Valeria Estrada

Van 91 muertos por explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo/Foto: EFE

Van 91 muertos por explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo/Foto: EFE

Hidalgo.- Tras la trágedia que ocurrió en Tlahuelilpan al explotar una toma clandestina de gasolina la cifra ha aumentado, el día de hoy han muerto 91 personas. 

A las 9:30 de la mañana, hora centro, del día de hoy, 21 de enero, el goberndor de Hidalgo, Omar Fayad mencionó que la cifra de muertos había aumentado a 91 y que además 52 personas se encuentran internadas en diferentes hospitales. 

Fayad cree que la cifra de muertos pueda crecer ya que muchos de los heridos estan en situacion critica. 

En el lugar fueron encontrados 68 personas fallecidas de las cuales 10 ya fueron reconocidas por sus familiares, se espera que los demás cuerpos también puedan ser identificados. 

Momento de la explosión/Foto: Cortesía

El goberndor de Hidalgo pidió a la población ayudar al gobierno y denunciar el robo de hidrocarburo ya que este delito podría "costarles la vida". 

HECHOS

La ordeña en el kilómetro 226 del ducto Tuxpan-Tula provocó una de las peores tragedias en una toma clandestina.

Sobre la medianoche y luego de cinco horas las llamas fueron controladas por lo que cuerpos de emergencia comenzaron a acercarse a la zona crítica donde yacían decenas de cuerpos calcinados.

El viernes 18 de enero sobre las cinco de la tarde, centenas de pobladores del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, a unos 15 kilómetros de la Refinería de Tula, acudieron al lugar de la fuga con cubetas, garrafas, tambos y hasta tinas de baño para robarse el huachicol, que comenzó a generar enormes charcos y ríos de hidrocarburo.

Van 91 muertos por explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo/Foto: EFE

Los pobladores literalmente se bañaron en combustible durante dos horas en su intento por llenar sus recipientes ante la impotencia de militares y policías que no pudieron impedir el desborde de la gente.

La fuga fue alertada por autoridades locales al Ejército antes de las 16:00 horas. Conforme la versión del Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, el piquete era viejo y tras reabastecer el suministro por el ducto se fugó la gasolina.

Pasaron casi tres horas antes de que una chispa ocasionara una explosión e incendio que afectó a centenas de personas incluidos menores de edad que ayudaban a cargar cubetas. Los huachicoleros se convirtieron en antorchas humanas, debido a que en su mayoría estaban empapados de hidrocarburo.