Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Foto: Agencia Reforma

Foto: Agencia Reforma

México

'Allá Peña Nieto va a dar su último suspiro' 

El Zócalo está listo para el último grito del Presidente de México, Enrique Peña; frente a la puerta del Palacio Nacional se reforzaron las vallas 
Avatar del

Por: AGENCIA REFORMA

Cientos de personas arriban al Zócalo en la Ciudad de México. Foto: Agencia Reforma

Cientos de personas arriban al Zócalo en la Ciudad de México. Foto: Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A las dos de la tarde de ayer un desconocido se asomó al balcón presidencial con un micrófono. Se paró detrás de un podio y recitó unos números sin sentido. Dos, tres, cuatro, ocho, veintidós, treinta y ocho, cuarenta y tres...
 
 "¡Justicia!", gritó desde el Zócalo un solitario joven que iba pasando, como si se tratara del recordatorio de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa secuestrados el 26 de septiembre de 2014, a quienes el Gobierno no ha podido localizar desde entonces.

 
 Se trataba de una prueba de sonido para el Festejo del Grito de Independencia, la noche de este sábado, pero la señora Rosa Alcántara creyó ver en el desconocido al Presidente Enrique Peña Nieto y sacó su cámara.


 

A lo mejor es la última vez que lo vemos, a él y a la Gaviota, dijo. 

El hombre con pinta de agente del Estado Mayor Presidencial (EMP) comenzó sonar la campana del Palacio Nacional y siguió con más números: 88, 95, 100, 102.
 

Son todos los que van a venir a cenar mañana, opinó el bolero Antonio Medina en un descanso de sus actividades. 

No sabía que la cena se canceló en 2015, cuando Presidencia consideró que no había condiciones para celebrar con el primer aniversario de Ayotzinapa en frente. Después se siguió cancelando. Falta de condiciones y por austeridad, según se ha dicho.
 
La cena de 2014 había costado 18 millones 996 mil pesos. En todo caso, no se ha informado cuánto ha ahorrado el Gobierno a los mexicanos y el bolero Medina ni enterado.
 

Yo creo que va a venir el Peje de invitado, afirmó, convencido. 

El Zócalo capitalino luce adornado en espera de los asistentes a la ceremonia. Foto: Gobierno CDMX

Ayer el Zócalo parecía casi listo para el último grito de Peña Nieto, el priista que regresó al Gobierno a la Presidencia y lo dejó casi muerto. Frente a la puerta del Palacio Nacional se reforzaron las vallas para impedir acercarse. Se colocaron gradas, una pantalla gigante, más de 100 micrófonos para la banda militar que tocará el Himno. En el balcón, el hombre agitaba la campana que parecía recién engrasada.

Imagínate lo que sienten estos cabrones al estar ahí arriba diciendo: 'mira a todos los borregos, a todos los que les robamos, dijo Ángela López, un ama de casa que había ido a hacer compras para su papelería. 

Frente al Palacio se pintaron algunas líneas amarillas y rojas en la carpeta asfáltica, en esa zona generalmente reservada para los 'invitados' que cada año llegan a vitorear al Presidente y a acallar cualquier rechifla. Aun así, en 2015, unos jóvenes levantaron cinco playeras blancas donde habían grafiteado un mensaje: "Peña asesino".
 

 Alumbrado decorativo del Zócalo. Foto: CDMX.

 Ayer el Zócalo ya estaba envallado. Todo rodeado para impedir el paso y dividido en secciones.
 
 Incluso con gradas frente a la Catedral Metropolitana, listas para el desfile militar del domingo.
 
 Frente a la Calle de Madero se colocó un escenario.
 

Va a estar Mijares y Emmanuel y el Presidente, dijo un obrero, riéndose de su ocurrencia. 

 Del otro lado, en la Calle de Madero se colocó ya una carpa como filtro de seguridad. En 2014, se cacheó hasta a los niños.

 
 Alrededor del Zócalo, las paredes lucían los adornos del "mes patrio" y los vendedores ambulantes ofrecían pestañas tricolores trompetas y maraquitas hechas en China.
 
 El policía Tufiño miraba cómo quedó el Zócalo. Señalaba el balcón presidencial y la plancha dividido con rejas de fierro. 

Allá es donde ese güey va dar el grito, su último suspiro, y acá donde va a estar la gente, el pueblo, ahora sí que por lote, dijo.

En esta nota: