No Usar

"¡Ay, mis hijos!", grita La Llorona en Xochimilco 

Así vivió Xochimilco el reencuentro con La Llorona, personaje icónico de la cultura mexicana 

Por  El Debate

Foto: Reforma

Foto: Reforma

Cd. de México, México 01-Nov-2018 .-La Llorona cumple con el ritual de visitar los canales de Xochimilco durante la semana del Día de Muertos. El miedo es un pasajero más en las trajineras, que aborda junto con más de mil almas en el embarcadero de Cuemanco.

Así como ocurre desde hace 25 años, la estridencia de los lamentos cimbra en los alrededores de la Isla de Tlilac, escenario natural para el teatro.

Foto: Reforma

Comienza la ceremonia, como la define el director de danza de la puesta en escena, Atl Martínez: los hombres barbados pisan las tierras americanas y a su paso dejan devastación y muerte, guiados por la ambición de obtener riquezas.

Lo que se dice de los invasores llega a oídos de los xochimilcas, que están listos para la batalla, pero el tlatoani Teotecpatl decide recibir con bailes y flores a los saqueadores, ante la negativa de su hermana, Nahui, encarnada por Guadalupe Castillo, quien le sugiere atacar.

A cambio de que su pueblo no sufra, el tlatoani se deja tomar prisionero, lo que permite a las tropas españolas, a cargo del capitán Jerónimo Quijano, asentarse en Xochimilco, cuyos habitantes terminan también por convertirse en prisioneros.

Es un choque de mundos, lo complicado de poder entender a una cultura diferente y esto deriva en una serie de traiciones que concluye con una masacre trágica, explica el capitán español, personificado por Jerónimo Barriga, antes de salir a escena.

Antes de la matanza, Nahui da a luz a un hijo de Quijano, luego de que la tomara a fuerza como su mujer. "Ya no queda nada", expresa Nahui ante el cuerpo sin vida de su hermano y con la sangre derramada de su pueblo.

Toma al niño en sus brazos, le dedica unas palabras de despedida y lo hace volar hasta la muerte, adonde después ella le acompaña, no sin antes advertir que no habrá perdón ni olvido hasta que haga justicia para los caídos.

Ya como espectro, le canta en lengua indígena a sus hijos, acompañada de la música que amalgaman los instrumentos clásicos y los prehispánicos.

"¡Ay, mis hijos!", grita la madre herida, en memoria del encuentro de dos mundos que culmina con la masacre del pueblo xochimilca a manos de los españoles.

Así se despide por esta noche La Llorona Muerta, interpretada esta temporada por Daniela Infante y es su primera vez. Luego vienen los aplausos del público en las trajineras.

La función del 31 de octubre tiene dedicatoria: va para Gerardo Martínez, el primo de uno de los integrantes del elenco que falleció hace algunos días; y para Enrique Castillo Velasco, quien permanece grave en el hospital y es hermano de la directora de la obra, María Luisa Castillo.

No todo es dolor al concluir la obra, que tiene tres funciones este viernes de Día de Muertos y este sábado, a partir de las 18:30 horas, y este domingo con una a las 20:00 horas, sino que incluye festejar a algunos cumpleañeros al sonar de Las Mañanitas.

Esta nota incluye información de: Agencia Reforma