Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Último post de Juan Carlos, un hermoso mensaje de fe

La última publicación en el muro del joven seminarista es un bello legado para sus seres amados

Último post de Juan Carlos, un hermoso mensaje de fe. FOTO: facebook

Guadalajara, Jal.- Juan Carlos Huizar Pinedo perdió la vida el pasado viernes 11 de agosto tras haber salido a correr como lo hacía normalmente en vacaciones y, desafortunadamente, en su trayecto fue atropellado y abandonado a su suerte en el lugar. No pudo despedirse de sus seres queridos pero en Facebook dejó un mensaje de fe.

 

La famosa red social, fue el medio para que Juan Carlos emitiera un mensaje inmortalizado el día de hoy después de su sensible fallecimiento. En dicha publicación, se observa una fotografía junto a una hermosa frase:  “Aunque falle, tú no fallas. ¡Déjame ir contigo Señor!”.

 

El sacerdote Pablo Ramos de la Arquidiócesis de Guadalajara hizo uso de Twitter para dar a conocer la publicación del joven.

Las ceremonias por el descanso de Juan Carlos se celebrarán este domingo 13 de agosto en la Parroquia del Señor de los Rayos en Temastlán, Jalisco, a las 2:00 p.m.

Juan Carlos cursaba el tercer año de teología en el Seminario Diocesano de Guadalajara.

Según aciprensa, Juan Carlos Huizar, el Arzobispo de Guadalajara y Rector del Seminario, Cardenal Francisco Robles Ortega, comentó su “cercanía con su familia, para decirle que oramos por el eterno descanso de su querido hijo, que ha partido al Cielo, y por el consuelo y fortaleza de cada uno de los que lloran su muerte”.

“Ruego también, por sus compañeros de grupo y por todos los seminaristas, por sus formadores, para que este inesperado suceso nos comprometa a prepararnos mejor para servir a Dios y al prójimo, con la vida que Él nos ha dado, mientras nos la conserve en esta Tierra. Que brille para Juan Carlos la luz eterna, que descanse en paz”.

“Pedimos la intercesión de la Virgen María que, como Madre amorosa, protege a los que sufren y recibe en la Casa del Padre a sus hijos que tocan a la puerta, confiando en su amparo”, finalizó.