Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

"Mi hijo era muy alegre ¿Quién lo mató? ¡Exijo justicia!"

Exige una madre, quien después de 6 años pide encontrar a los responsables de la muerte de su hijo

Por: El Debate

Foto: Reforma(Foto: Reforma)

Foto: Reforma | Foto: Reforma

Ciudad de México.- "¡Quiero justicia! Porque hoy fue mi hijo, ¿y los anteriores?, ¿y los posteriores? ¿Si alguna persona se encuentra a esos policías de frente le van a perdonar la vida? ¡Quiero justicia!".

Esa es la exigencia de Guadalupe Balderas Barrios, mientras sostiene la Recomendación 11/2018 emitida por la Comisión de Derechos Humanos capitalina por indebida procuración de justicia al no agotar todas las líneas de investigación, incluida la posible ejecución extrajudicial de Josafat Hasam N

Mi hijo era muy alegre. Era muy cariñoso conmigo. Quería ser neurólogo porque desde pequeño le gustaba ayudar a la gente

Dice con firmeza la mujer.

Y describe los más de 2 mil días transcurridos desde aquel 28 de diciembre de 2012: "Una familia rota", "la muerte de un pedazo de ti", "dolor", "impotencia porque es un fraude la justicia", "una lucha para llegar al final de este túnel oscuro".

A las 11 de la mañana de aquel diciembre, Hasam fue a Tepito; quería comprar discos para una tarea de la universidad. A las 12:07 su cuerpo sin vida estaba en el interior de una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública.

A Guadalupe ninguna autoridad le llamó, se enteró por los medios: "dijeron que un asaltante en el mercado había sido golpeado por los comerciantes, que se lo había llevado una patrulla, que había fallecido dentro de la patrulla y que en vida llevaba el nombre de Josafat Hasam. Yo me quería morir".

En el Servicio Médico Forense una voz alertó a Guadalupe: "la persona que me entregó el certificado me dijo: 'señora tenga cuidado, le quieren cambiar la versión, fueron los policías".

Pero no sabíamos realmente qué pasó, lo que sabíamos es que estaba ahí, muerto. Le habían hecho la necropsia y ni siquiera nos dimos cuenta que no le habían hecho bien el estudio

Cinco años después los médicos de neurología del Hospital Balbuena le explicaron que la muerte de Hasan se debió a un traumatismo de cuello.

Ellos sabían que habían sido los policías, lo sabían en el búnker (Procuraduría de Justicia) y en la Secretaría, todos los sabían

Pero lejos del esclarecimiento de los hechos, el cuerpo de Hasan fue exhibido, señalado por las autoridades como un delincuente.

"Lo que más me duele es que la propia autoridad sea la que te acabe, porque la deformación que hicieron de que mi hijo era lo peor fue la Secretaría de Seguridad Pública. ¿Quién lo mató?: los de la Secretaría de Seguridad Pública"

Quiero justicia. Si hay justicia ya no habrá más jóvenes que corran ese peligro y que enluten más hogares

Insiste Guadalupe.

En esta nota: