Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

"Mis papás no me dieron escuela, me alquilaban para cuidar borregos"

Bajo uno de los puentes del Río Magdalena, Rocío Escalona Morales ha encontrado refugio desde hace una década
Avatar del

Por: Agencia Reforma

Rocío Escalona Morales vive bajo uno de los puentes del Río Magdalena. Foto Reforma

Rocío Escalona Morales vive bajo uno de los puentes del Río Magdalena. Foto Reforma

Cd. de México, México.-Bajo uno de los puentes del Río Magdalena, Rocío Escalona Morales ha encontrado refugio desde hace una década, al margen del caudal.

Lee también:  Hombre se reconoce a sí mismo en foto de niño desaparecido

 El hombre de 70 años, originario de Puebla, llegó a vivir a la Ciudad de México y se mantiene trabajando como vendedor de periódicos en la esquina de Avenida Universidad y Miguel Ángel de Quevedo.

 Cubierto con dos sudaderas y un suéter para protegerse del frío, cuenta que estudia la secundaria en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA).

 "Mis papás no me dieron escuela, en lugar de eso me alquilaban para cuidar los borregos pero aún así, bendito Dios, voy a la escuela a Mixcoac”.

 "Hoy tengo que ir porque me robaron mis libros y también mis documentos, entonces voy a ver si me tramitan mi credencia del INEA para poder seguir estudiando. Si llego a pasar la secundaria me sigo para hacer la preparatoria", relata Rocío.

 El peso de la edad y su rechazo hacia el consumo de drogas hacen que se sienta más en casa en su rincón del bajopuente, en lugar de concentrarse con grupos de personas que también habitan en la calle. Sólo busca otro espacio cuando el cauce es demasiado grande y alcanza el arco del puente.

Lee también:  Policías salvan la vida de bebé de 5 meses que sufría convulsiones

 Durante los últimos años le ha tocado presenciar de cerca los cambios del río, como el aumento de la contaminación, la saturación de desechos y las inundaciones.

 Aunque en la habitación que improvisó con lonas sólo tiene algo de ropa que guarda en una hielera, a cada voluntario y empleado de la Delegación Coyoacán que limpia la orilla del Río Magdalena le pide, por favor, no incluir sus pertenencias en la basura.

En esta nota:
  • Refugio