Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

El daño mental que dejó el sismo en los capitalinos

Un estudio psicológico, revela que que el temblor afectó la salud mental de la población

Por: El Debate

Foto: Reforma(Foto: Reforma)

Foto: Reforma | Foto: Reforma

Ciudad de México.- El daño mental que dejó el sismo en los capitalinos del 19 de septiembre aún sigue hasta la fecha y aún se desconoce cuántas de estas heridas siguen abiertas y requieren atención, señalan especialistas.

Un estudio de un grupo de psicólogos, quienes hace un año se volcaron a ayudar a la población, revela que el temblor dejó afectaciones en la población.

El Colectivo de Investigación y Análisis Estratégico en Ciencias Sociales y Salud (IAE) en conjunto con la Asociación Mexicana de Psicología Infantil (AMPI) encuestaron a 850 personas, entre menores de edad, adolescentes y adultos.

El estudio sobre la calidad de vida y salud mental mostró que el 66.62 por ciento de los habitantes de la CDMX presentan un malestar emocional, como reminiscencias, estado constante de alerta, ansiedad, pánico o desesperanza, cuya recuperación va de tres semanas a un mes.

(Sin embargo, si) estos síntomas que se perpetúan a lo largo de meses, afectan la calidad de vida de las personas

Explicó Laura Ayala, miembro de AMPI.

Los especialistas dividen a los afectados en víctimas directas: quienes perdieron a alguien, su hogar o espacios de convivencia o quienes quedaron lesionados; y víctimas indirectas: quienes tuvieron afectaciones emocionales o desarrollaron algún tipo de trastorno de estrés postraumático o personas que asistieron a otras.

Hay que apuntar que no hay reacciones anormales ante un suceso anormal. Sin embargo, sí las hay después de haber experimentado un fenómeno como un temblor, esto sería presentar síntomas de estrés postraumático, aunque ya haya pasado la emergencia

Explicó Fátima Moneta, miembro de la AMPI.

El 80 por ciento de los encuestados dijo haber sentido miedo y angustia durante el sismo y el 30 por ciento tuvo crisis nerviosa, pero sólo el 1.28 recibió asistencia inmediata.

Aún tras el sismos del 85, los capitalinos no están preparados para vivir un desastre ni para afrontar las consecuencias, asegura Javier Bautista, del IAE.

Las medidas de 'no corro, no grito, no empujo' no han sido efectivas, pero si le sumamos que no hay forma de atender la reconstrucción emocional, finalmente, los síntomas se van a perpetuar y acentuar, y tendrán consecuencias a la hora de reaccionar

Dijo el experto.

En esta nota: