Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
México

"Ésta no parece casa", a un año del sismo todavía no llega la ayuda

Los damnificados del terremoto del inolvidable 19 de septiembre del 2017, con epicentro en Chiapas, aseguran no haber recibido ninguna ayuda, pese a las promesas del gobierno 
Avatar del

Por: Agencia Reforma

El terremoto, registrado el 19 de septiembre del año pasado, tuvo una magnitud de 8.2 tuvo epicentro en el sur de Chiapas. Foto: Reforma

El terremoto, registrado el 19 de septiembre del año pasado, tuvo una magnitud de 8.2 tuvo epicentro en el sur de Chiapas. Foto: Reforma

Chiapas.- Para llegar a Benito Juárez, ejido perteneciente al Municipio de Villaflores, hay que viajar una hora y media en carretera pavimentada desde la capital Tuxtla.

Lea también: "Pensé que mi casa iba a derrumbarse, estaba aterrada"

Las siembras secas de maíz y las montañas raspadas por los filos de los tractores que buscan arena, dan la bienvenida a uno de los lugares más afectados por el terremoto magnitud 8.2 que tuvo epicentro en el sur de Chiapas.

A un año del terremoto del 7 de septiembre, los damnificados cuentan que los apoyos prometidos por el gobierno no llegaron y, en casos contados, el dinero llegó de a poquito, hace apenas tres semanas. Foto: Reforma

Te puede interesar:  Video: Así se sintió el violento sismo de 6,5 en Ecuador y Perú 

La casita de Elizama es una de las que tiene folio, pero que no aparece en la base de datos del "Censo de Viviendas Dañadas por los Sismos de Septiembre de 2017", elaborado por la Sedatu.

Ni la recomendación presidencial de "hacer tandas" para pagar la reconstrucción de las viviendas afectadas en esta comunidad sirvió para que la gente recuperara su hogar.

A un año del terremoto del 7 de septiembre, los damnificados cuentan que los apoyos prometidos por el Gobierno no llegaron y, sólo en casos contados, el dinero llegó de a poquito y hace apenas tres semanas.

Elizama Nampulá, una joven embarazada, decidió no cruzar las calles empolvadas, ni mucho menos pagar moto-taxi para ir a ver al Presidente el día que recorrió las zonas afectadas por el sismo.

Ella pensó que tener el folio 000863, otorgado por la Sedatu siete días después del sismo, el 14 de septiembre, le aseguraba que "en próximos días" recibiría la tarjeta que el Gobierno federal prometió para reparar viviendas afectadas.

Desde su casa de barro de 3 por 3 metros, recuerda como un grupo de hombres trabajó por tres días y tres noches para terminar las viviendas a donde llegarían Peña y el Gobernador Manuel Velasco.

Ese día, imaginó que con esa misma rapidez y los 15 mil pesos que recibiría a través de la tarjeta de daño parcial, su esposo campesino repararía ágilmente las cuarteaduras de las paredes de su hogar. Pero no fue así. Cuenta la joven que las cosas se complicaron después de la visita del Presidente.

Días después del 7 de octubre, un representante de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) se presentó en su hogar y, sin decir su nombre, se burló de que su morada no tenía baño, ni recámara.

Ésta no parece casa, le dijo el hombre canoso mientras miraba y fotografiaba los daños.

En esta nota: