Selecciona tu región
Migración

Caravanas migrantes sobrepasan a la 4T del gobierno de AMLO

En los últimos 20 años la política migratoria de México y EUA está centrada en la seguridad fronteriza y no en la gestión de las migraciones, advierte experta.

Por David Ortega

-

México.- En los últimos días, la frontera sur de México ha sido noticia nuevamente con la llegada de nuevas caravanas de migrantes centroamericanos que buscan a toda costa llegar a los Estados Unidos sobrepasan el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero que hasta ahora no han logrado llegar más lejos al toparse con la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración.

Una situación que vuelve a exponer que las autoridades y el crimen organizado violan sistemáticamente los derechos humanos de las personas en situación de movilidad, afirmó Cristina Gómez Johnson, coordinadora de la Maestría en Historia de la Universidad Iberoamericana. De acuerdo con la experta, en los últimos 20 años, la política migratoria de México y Estados Unidos ha estado centrada en la seguridad fronteriza y no en la gestión de las migraciones. 

Gómez Johnson respalda sus observaciones con su investigación documental y de campo Viejas y nuevas movilidades humanas: el circuito migración internacional/desplazamiento interno forzados, el caso de México y Colombia, financiada por la División de Investigación y Posgrado de la Ibero.

Los resultados de la investigación confirman lo que otras investigaciones de este tipo reportan: no se vela por la seguridad de los migrantes, los actores que más los vulneran son autoridades de la Guardia Nacional –en su momento de la Policía Federal– y del Ejército. Desde el año 2001, luego del atentado terrorista contra las Torres Gemelas de Nueva York, la política migratoria de Estados Unidos se ha desmejorado. 

Una guardia no capacitada 

En el tiempo histórico observado en la investigación, México se ha convertido en un país de destino y la respuesta del país para dar asilo ha sido insuficiente, mencionó Gómez. “Es verdad que han dicho que los migrantes son muy agresivos y que atacan sobre todo a miembros de la Guardia Nacional y es ahí donde yo tendría la crítica para la manera en que están gestionando la seguridad interna de nuestro país.

La Guardia Nacional es un cuerpo que no está capacitado para la seguridad ciudadana y eso se ve claramente en estos hechos que acaban de acontecer”, afirmó la investigadora. Uno de los últimos enfrentamientos se dio el pasado domingo 5 de septiembre, cuando en la madrugada, alrededor de 400 elementos de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración disolvieron a la cuarta caravana migrante que pernoctaba en el barrio Guadalupe, de Huixtla, Chiapas. 

Tras el operativo, el grupo de migrantes se disolvió en dos partes: una parte huyó hacia el río Huixtla, mientras que la otra se dirigió a las vías del tren, desde donde lanzó piedras a un contingente de seis autoridades de migración.

En palabras de la experta, cuando existen estas redadas, evidentemente las personas querrán escapar, provocando en algunos casos el forcejeo, situación que no se daría si el grupo de seguridad estuviera capacitado para brindar seguridad ciudadana, sin embargo, al ser militares se dan estas confrontaciones. 

“Los agentes de migración han empeorado en ese sentido, su actitud con los migrantes, es decir, los propios agentes de migración están utilizando la fuerza para contener a esta población cuando siempre en la ley se ha dicho que se acompañan de fuerza pública en caso de que entre los migrantes que están pasando hubiera gente agresiva, que por supuesto la hay y que pueden ser miembros del crimen organizado, por supuesto, es tan variable la población migrante como la población mexicana”, comentó. Por lo que forcejear no es un elemento para que golpeen a un migrante con un niño o para que traten de patear la cabeza de un migrante tirado. “Eso es saña”, agregó. 

Otro punto a destacar, es que, de acuerdo con la investigación de la experta, en las caravanas se vive al límite, en condiciones de peligro y precariedad. Las caravanas de migrantes se caracterizan por una falta de información sobre las dimensiones del peligro de cruzar por México. 

Falta de información 

Las personas desconocen las múltiples expresiones y actos de violencia que podrían experimentar en su viaje, pues las personas creen que si viajan en contingente podrían librarse de las redes de trata, la extorsión y otras formas de actuar del crimen organizado, indicó la entrevistada. Por lo que la migración del siglo XXI es una expresión más de la violencia estructural que se vive en los países de origen y que se extiende en los países de tránsito y destino, refirió. 

“Estos migrantes están pasando por ahí y son víctimas del crimen organizado sin duda, pero la verdad es que es en contubernio con las autoridades, o por omisión o porque están coludidos”, dijo. Gómez Johnson, coordinadora de la Maestría en Historia de la Universidad Iberoamericana, mencionó también que en algunos de los testimonios que pudieron recabar para su investigación, alguna de las violaciones a derechos humanos y delitos de los que son presa los migrantes en México son el secuestro, pues se llega a pensar que son un grupo atractivo para ello, pues algunos cuentan con familiares ya instalados en los Estados Unidos e inclusive piden el dinero del rescate a sus familias de origen. 

También existe el reclutamiento para integrarse a las filas del crimen, sea como “mulas” para sembrar amapola y demás, como mano de obra esclava e incluso de desaparición forzada. Cabe señalar, que en otra investigación, la académica detectó que algunos migrantes son usados por estos grupos delictivos, pues se hacen pasar por migrantes en tránsito en los albergues, para al entablar conversación con los migrantes y así obtener más información sobre sus familiares en los Estados Unidos, u otros datos que sirvan para saber si los secuestros pueden ser redituables, mencionó. 

Esto se suma a que, en algunos casos, las autoridades de Migración no les brindan la información suficiente al momento de que un migrante es detenido, o de sus derechos, si por ejemplo el migrante viene huyendo porque está en peligro su vida, pues sí puede solicitar refugio en México, en general no les dan información e incluso en ocasiones ni siquiera informan a las delegaciones diplomáticos el número de personas que han detenido de El Salvador, Honduras, de Haití o de donde procedan, compartió.

“Las detenciones son muy violentas, este grupo, por ejemplo, la caravana estaba esperando resoluciones a peticiones de refugio aquí en México y en muy malas condiciones, por eso deciden empezar a caminar, porque al final es población que está en el limbo legal, es decir, no tienen permiso para circular, por lo mismo no tienen permiso para trabajar y el Gobierno tampoco tiene la capacidad de darles a lo que se comprometen por ley”, señaló la experta.

En caso extremo, la investigadora pudo recolectar testimonios de migrantes que afirmaron que existe colusión entre autoridades y el crimen organizado. “Aunque eso yo no lo generalizaría porque es una muestra muy pequeña”, dijo. 

La gran franja fronteriza

Si bien este trato por parte de autoridades a los migrantes es muy parejo, independientemente de su nacionalidad, las diferencias más marcadas son en cuanto al acceso a la información, pues en el caso de las personas procedentes de Honduras son los más vulnerados en ese sentido. 

“Es una migración un poco más joven, los salvadoreños y guatemaltecos llevan en tránsito por México desde las guerras civiles que tuvieron en los años 80 y 90, entonces están más familiarizados y tienen más redes establecidas, sino más redes, más consolidadas en Estados Unidos y aquí en México”. 

La académica detectó que las caravanas migrantes son un ejemplo de cómo ha cambiado la movilidad humana en los últimos 20 años. A partir del encuentro con las personas, precisó que las caravanas migrantes se organizan por medio de las redes sociales y tienen su antecedente más cercano en los movimientos de las madres buscadoras de sus hijas e hijos desaparecidos. Por lo que las redes pueden ser un factor de organización más amplio para las caravanas, pero realmente los flujos de personas sí se han incrementado en los últimos años. 

Redes migrantes 

“Siempre ha habido tránsito por México, nunca fue algo que nos resultara problemático porque tenían sus propias rutas y su objetivo era llegar a los Estados Unidos, conforme las restricciones en los Estados Unidos son más fuertes, México se empieza a convertir en la gran franja fronteriza entre Centroamérica y los Estados Unidos y no solamente ya quieren atravesar México, sino inclusive es una opción para instalarse, ese es el reto con el Gobierno mexicano, no habíamos tenido tanto interés de este tipo de migrantes para instalarse en el país”, afirmó Gómez.

Es el caso de algunos haitianos que buscan llegar a Tijuana, lugar en el que existe una red muy grande de sus connacionales, que ya están instalados en esta ciudad fronteriza, por lo que su objetivo es llegar ahí para tener mejores condiciones de vida, en lo que se da su regularización para quedarse en México o pasar a los Estados Unidos, pues también no son las mismas opciones laborales al sur del país, como en Chiapas, que en el norte, explicó. 

Abordaje de seguridad 

Para la investigadora y académica, lo más preocupante del tema migratorio en México es este abordaje de seguridad que se está teniendo en la migración que nos hace justificar el uso desmesurado de la violencia, el comportamiento de los agentes migratorios y la Guardia Nacional en estos últimos eventos que ha habido, no es una cuestión aislada, sino que es un resultado de una política de Estado que está basada en la seguridad, es decir, en un uso de fuerza pública que se traduce en la Guardia Nacional y que no piensa en la fuerza ciudadana, que realmente sea personal capacitado para estar dentro de las ciudades y no el Ejército, que está diseñado para atender otro tipo de problemas en seguridad. 

Repudio

EZLN alza la voz por migrantes

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) condenó las reciente medidas que el Gobierno de México, a través de la Guardia Nacional (GN) y el Instituto Nacional de Migración (INM) han implementado para detener con violencia a las caravanas migrantes que ingresan a México por el estado de Chiapas con el fin de llegar a la frontera con Estados Unidos. Sin embargo, el EZLN aseguró que las medidas tenían que ver también con las imposiciones sobre migración que Estados Unidos pidió a México para evitar que más migrantes lleguen a la frontera que comparten.

“En días recientes hemos sido testigos del trato inhumano que el Estado mexicano da a los migrantes que tratan de salir de la trampa, muda e invisible, en la que se encuentran en la ciudad de Tapachula, Chiapas, México”, apuntó el EZLN en un comunicado publicado el sábado 4 de septiembre. 

Para entender...

Uso excesivo de la fuerza

Al menos 400 migrantes que viajaban en caravana fueron dispersados por las autoridades mexicanas en el estado de Chiapas el pasado domingo 5 de septiembre. Este grupo era compuesto por salvadoreños, hondureños, guatemaltecos y hondureños, además de algunos haitianos y venezolanos. Con escudos en mano, los agentes cercaron las salidas que usaría la caravana, la cuarta conformada en una semana, para avanzar en su camino.

Algunas personas fueron detenidas, mientras que otras lograron correr hacia el interior de la localidad. Activistas y agencias de Naciones Unidas que los acompañan en su trayecto denunciaron el uso excesivo de la fuerza por agentes mexicanos. El INM suspendió a dos de esos agentes esta semana por haber golpeado a un migrante.

Leer más: ¿Quién busca a los 91 mil desaparecidos hombres y mujeres de México?

El Dato

Sin derechos humanos 

Las autoridades y el crimen organizado violan sistemáticamente los derechos humanos de las personas en situación de movilidad, expuso la Dra. Cristina Gómez Johnson, coordinadora de la Maestría en Historia de la Ibero.

Nombre: Cristina Gómez Johnson
Profesión: Coordinadora de la Maestría en Historia de la Ibero
Trayectoria: Es doctora en América Latina Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, con un estudio sobre migración y desarrollo con el colectivo colombiano en Madrid, durante el cual participó en proyectos de investigación en torno a la migración, el desarrollo y las redes. Ha realizado diversas estancias de investigación, pre y posdoctorales (Georgetown University, Universidad de Antioquia, Colef). Recientemente ha llevado a cabo estudios en torno a la violencia como generadora de flujos migratorios, centrándose en los migrantes centroamericanos (guatemaltecos y salvadoreños) en tránsito por México. Actualmente, ha incluido el desplazamiento forzado interno por violencia, en el caso mexicano.
En Acapulco atienden a pacientes bajo la lluvia
Síguenos en