Selecciona tu región
Migración

Esperar en México pone a migrantes en riesgo, indica informe

Organizaciones de derechos humanos promigrantes denuncian que el Programa Quédate en México es violatorio de derechos y pone en alto riesgo a los migrantes que esperan en el país.

Por Itzé Coronel Salomón

-

México.-  La Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho presentó este martes el informe "En la boca del lobo", en conjunto con el Instituto para las Mujeres en la Migración AC (Imumi), la Washington Office on Latin America-WOLA y Asylum Access México.

Esta investigación se centró en el contexto de riesgo y violaciones a los derechos humanos de personas sujetas al programa Quédate en México, como se conoce en México la política denominada Migration Protection Protocols, que se puso en marcha en enero del 2019 por el Gobierno de Estados Unidos. Esta política obliga a las personas solicitantes de asilo en EUA a esperar en México mientras resuelven sus procedimientos migratorios

Estado de vulnerabilidad

Las organizaciones responsables de la investigación que sustenta este reporte refieren que, hasta el pasado mes de noviembre, más de 68 mil personas sujetas a dicho programa han sido devueltas desde los EUA hacia ciudades de la frontera norte mexicana, donde enfrentan una multiplicidad de situaciones de riesgo social, agravadas por la pandemia de Covid-19.

Además, afirman que el permanente estado de vulnerabilidad en el que se encuentran las personas sujetas al programa Quédate en México contribuye a violaciones de sus derechos humanos, siendo un escenario de especial riesgo para las personas de grupos en vulnerabilidad social.

Medidas contrarias a derecho 

Ana Lorena Delgadillo, directora de la Fundación para la Justicia y el Estado de Derecho en México, resaltó durante su intervención que, al aceptar la implementación del Programa Quédate en México, el Gobierno mexicano se hizo cómplice de las políticas de crueldad desplegadas por la Administración de Donald Trump.

Esta consideración obedece a que el programa también incluye a personas en especial situación de vulnerabilidad, tales como personas embarazadas, personas con condiciones médicas graves, personas indígenas no hispanohablantes y otras, quienes no reciben protección a su integridad ni a su vida mientras esperan en México en zonas de alto riesgo y en el contexto de la pandemia de Covid-19. 

Delgadillo enfatizó en que este informe da cuenta de los efectos más graves de las políticas migratorias y de los acuerdos migratorios firmados por México y Estados Unidos: "Habla de las vidas de niñas, mujeres y hombres que han sufrido horrores en manos del crimen organizado, coludido con el estado para secuestrar, violar y asesinar a personas que vienen huyendo de su país por cuestiones de seguridad, que se dirigen a solicitar asilo a los Estados Unidos y que se han encontrado en México en la boca del lobo", afirmó.

El informe asegura que el Programa Quédate en México es manifiestamente contrario a la Constitución mexicana, a la ley interna y al derecho internacional, pues pone en riesgo la integridad, la vida y la salud de las personas migrantes y solicitantes de asilo.

Desprotección estatal en México

Las cuatro ONG que colaboraron en la investigación denunciaron que el Gobierno mexicano indicó que aceptó la estancia de las personas sujetas al Programa Quédate en México como una respuesta humanitaria y se comprometió a otorgar permisos de estancia, oportunidades laborales, acceso a la salud y educación. Sin embargo, reportan que a casi dos años de dichas promesas, las personas sujetas al Programa Quédate en México se encuentran en una preocupante situación de riesgo social, que favorece las devoluciones directas e indirectas debido a la carencia de condiciones mínimas para la supervivencia.

Contexto de militarización

El informe critica severamente las medidas del Gobierno de México, que ha otorgado funciones de control migratorio a la Guardia Nacional por encima de las que, por ley, solo competen al Instituto Nacional de Migración, ha militarizado las fronteras mexicanas y los elementos de la Guardia Nacional han hecho uso desproporcionado de la fuerza para imposibilitar el ingreso de personas migrantes por la frontera sur mexicana. Señalan que este contexto militarizado se traduce en medidas represivas, peligros de contagio, muerte y una mayor limitación de los derechos humanos de las personas migrantes.

Hallazgos

Las acciones y omisiones del Gobierno mexicano coadyuvan a que las personas sujetas al Programa Quédate en México se mantengan en un contexto  de peligro, frente a la macrocriminalidad, la corrupción, la impunidad y, en la actualidad, la pandemia de Covid-19.

Los Datos

Audiencias

La suspensión, debido a la pandemia de Covid-19, de las audiencias ante las cortes migratorias estadounidenses ha extendido por tiempo indefinido la multiplicidad de situaciones de riesgos en México para los migrantes en este programa.

Militarización

El despliegue militar se ha incrementado debido a la ejecución del Plan DN-III-E, como estrategia de contención del Covid-19, y que establece la movilización de más de 250 mil elementos del Ejército, la Marina, Armada y la Fuerza Aérea Mexicana.

Para Entender

Recomendación

El Estado mexicano y EUA tienen obligaciones en materia de derechos humanos con la población migrante y sujeta al Programa Quédate en México, especialmente en materia de salud, libertad personal, integridad personal y derecho a buscar y recibir asilo.

En este sentido, y mientras persiste el programa, se hace imperativo que los estados adopten medidas orientadas a respetar los derechos de las personas sujetas al Programa Quédate en México, atendiendo a los exhortos de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la Organización Internacional para las Migraciones y la Organización Mundial de la Salud.

Síguenos en
Más sobre este tema