Migración

Impulsa migración pobreza y violencia 

Los albergues para los migrantes en las ciudades fronterizas se encuentran saturados, en donde se encuentran extranjeros de diversas partes del mundo

Por  Agencia Reforma

Impulsa migración pobreza y violencia (Reforma)

Impulsa migración pobreza y violencia  | Reforma

Reynosa.- En los saturados albergues para migrantes de las ciudades fronterizas, hay miles de extranjeros de muy diferentes partes del mundo: centroamericanos, cubanos, sudamericanos y hasta africanos.

No obstante, las historias sobre el porqué dejaron todo en sus países por buscar el "sueño americano" son similares: están huyendo de la pobreza y la violencia, ambas generadas por Gobiernos represores, y en busca de asilo político en Estados Unidos.

Eloy Ibáñez, ingeniero cubano, escapó a principios de marzo del régimen comunista de su país e hizo un viaje de más de un mes por Nicaragua, Honduras, Guatemala y de ahí a México hasta llegar a Reynosa.

"Fui discriminado en mi centro de trabajo por mi color, por expresar mis ideas tuve discrepancias, empezaron a perseguirme", dijo Ibáñez, quien se aloja desde abril en la casa migrante Senda de Vida.

No puedes quejarte, no hay libertad de expresión, si dices algo te va mal", afirmó. "Allá no ves una marcha de protesta como aquí.

Señaló que desde que acabó la ley "pies secos, pies mojados", que daba a los cubanos asilo automático en Estados Unidos, ahora ya no viajan directamente hacia Florida, sino que optan por México.

Les brindan servicios a los migrantes. Foto: Reforma

En Reynosa, las autoridades estadounidenses y Senda de Vida firmaron un convenio para que migrantes, en grupos de 10 por día, soliciten el asilo a cambio de que los indocumentados no acampen junto a los puentes internacionales.

Gabriela, de Venezuela, dijo que abandonó su país junto a su esposo y dos hijos por el régimen que encabeza Nicolás Maduro. "Ya no podíamos más", narró, "un día se llevaron al vecino y dijimos mañana nos toca a nosotros, vámonos.

El problema es que el partido que apoyamos no es del Gobierno y nos amenazaban, nos vigilaban los colectivos, añadió.

Una joven venezolana, que escapó con su esposo y tres hijos, coincidió en que las condiciones de vida en su país son malas y en el incremento de la violencia de los colectivos, que son grupos de civiles armados creados por el Gobierno.

Vamos a esperarnos todo lo que sea para conseguir asilo en Estados Unidos, pero no volvemos a Venezuela, dijo.

"Allá cada vez está más terrible", afirmó. "Las últimas semanas que estuvimos no había electricidad, la gente tenía que tomar agua de las coladeras, la hervían para beberla.

Aunque se dicen agradecidos por el apoyo que reciben en los albergues, los migrantes expresaron su frustración por la lentitud del proceso para solicitar asilo, lo que los tiene semanas e, incluso, meses esperando de lado mexicano.

Ante esto, muchos migrantes, principalmente centroamericanos, optan por cruzar ilegalmente y entregarse a la Patrulla Fronteriza con la esperanza de que los dejen estar en Estados Unidos mientras se resuelve su solicitud.

En tanto, en Piedras Negras, uno de los principales puntos de recepción de africanos junto con Nuevo Laredo, las historias de violencia se repiten.

Tal es el caso de "Mary", que partió en octubre de Camerún con su hijo, su hermana y su cuñado para llegar a esta ciudad fronteriza de Coahuila.

En mi país hay guerra, amenazas, violencia", dijo en un limitado español.