Migración

La migración forma parte de la vida diaria en el sur de México 

Los cruces ilegales de Guatemala a México forman parte de la vida diaria en toda la frontera entre ambos países

Por  AP

La migración forma parte de la vida diaria en el sur de México (Foto: AP)

La migración forma parte de la vida diaria en el sur de México  | Foto: AP

El sol aún no salía cuando el primer jornalero guatemalteco llegó el jueves a territorio mexicano con tan sólo la parte inferior de sus pantaloncillos cortos mojada tras atravesar el río Suchiate por una parte poco profunda. 

A medida que el cielo se iluminaba, otro hombre condujo un enorme tractor azul a través de las fangosas aguas hacia Guatemala con un aspersor en la espalda.

Poco después, un hombre y un niño cruzaron a lomos de un caballo, seguidos de un hombre que llevaba en la mano sus sandalias y pantalones para evitar que se mojaran. 

Imágenes como esas forman parte de la vida diaria en el poblado de Frontera Hidalgo, México, limítrofe con Guatemala, donde no sólo los migrantes cruzan el río, sino también los locales para los que la frontera es sólo un punto más en la cartografía a ser ignorado cuando se trata de ir a trabajar o comprar. 

México anunció recientemente que desplegará a 6.000 elementos de una policía militarizada aún en formación, conocida como la Guardia Nacional, en la frontera sur para realizar labores de control de la inmigración como parte de un acuerdo con Washington para evitar la amenaza del presidente estadounidense Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones procedentes de México. 

Pero los habitantes del lugar pronostican que la medida no podrá frenar el incremento de migrantes, en su mayoría centroamericanos, que cruzan la notoriamente porosa frontera en su trayecto hacia Estados Unidos, aunque sí podría obligarlos a recurrir a traficantes y a lugares más peligrosos para cruzar, además de alterar un estilo de vida que ha perdurado por generaciones. 

El Suchiate fluye de norte a sur hacia el Pacífico en esta parte, el extremo occidental de la frontera sur de 1.122 kilómetros (697 millas) con Guatemala y Belice.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo esta semana que existen al menos 300 puntos conocidos de cruces ilegales, además de 12 puertos de ingreso oficiales. 

En otros sitios, la frontera entre México y Guatemala atraviesa una densa selva, con pocos caminos.

En las inmediaciones de Frontera Hidalgo, el terreno es una mezcla de pequeños campos de cultivo y enormes sembradíos de plátano y palma, con algunos pequeños pueblos y aldeas por aquí y por allá a ambos lados del río. 

Aunque técnicamente es ilegal, el flujo de personas en ambas direcciones ha sido tolerado durante años.

Pero las noticias del inminente despliegue han inquietado a la población, a pesar de que hasta el momento no ha llegado ni un agente de la Guardia Nacional para unirse a la policía federal, el ejército y los agentes migratorios que han reforzado sus labores en los últimos meses. 

Once jóvenes con mochilas al hombro, jornaleros que se dirigían a trabajar en México, ingresaron con cautela al río desde Guatemala, pero a medio camino se percataron de que en el lado mexicano había algunos rostros desconocidos y decidieron ocultarse entre los matorrales en una isla.

Hasta donde ellos sabían, los tres periodistas de The Associated Press bien podían ser agentes fronterizos.

Una vez en territorio mexicano, uno de ellos explicó que perdieron el autobús hacia su trabajo agrícola, por lo que tendrían que volver a casa por ese día. Un claro indicio del nerviosismo cada vez más palpable entre la población. 

Más al norte, el número de detenciones de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México alcanzó 132.887 durante el mes de mayo, el mayor total mensual en una década.

La mayoría de los que se aventuran en el peligroso trayecto huyen de la pobreza y la violencia en Honduras, Guatemala y El Salvador, y Estados Unidos está presionando a México para que contenga el flujo de migrantes. 

El canciller mexicano Marcelo Ebrard dijo esta semana que, como parte del acuerdo con Washington, México necesita entregar resultados en la reducción del flujo migratorio en cuestión de 45 días. 

Se desconoce hasta ahora cómo es que operará la Guardia Nacional, pero un despliegue de 6.000 elementos parece más que necesario tan sólo para reforzar las tácticas previas del gobierno de instalar puntos de revisión en importantes carreteras que van hacia el norte del país. 

Varios de esos puntos ya están en operación en el sur del estado de Chiapas, donde policías y agentes de migración revisan las identificaciones de los pasajeros de autobuses, por lo que los locales temen que los miembros de la Guardia Nacional se concentren casi exclusivamente en la frontera.